¿ABEJAS EN LUGAR DE PCR?

Las abejas, el agente polinizador por excelencia, se han convertido en toda una herramienta para percibir de forma eficiente al COVID-19. Se ha demostrado que, al igual que los perros, estos animales, si se adiestran, pueden percibir el olor del SARS-CoV-2 en personas infectadas. Pero ¿Cómo lo consiguen? ¿Por qué son capaces de percibirlo?  ¿Qué significa esto para la ciencia?

Imagen: Una abeja posada.
Imagen: Una abeja posada.

La empresa holandesa de tecnológica InsectSense y Wageningen Bioveterinary  Research (WBR), de la Universidad de Wageningen, ha explotado el potencial olfativo de las abejas. El Coronavirus, al igual que otras enfermedades, provoca cambios metabólicos en nuestro cuerpo, emitiendo diferentes olores, algunos animales pueden captarlos. Las abejas tienen un olfato sumamente agudo, mediante unos receptores ubicados en sus antenas, con los que pueden detectar flores a kilómetros.

En una investigación realizada a más de 150 abejas, en el laboratorio de WBR, se ha comprobado que tras adiestrarlas en un periodo muy corto de tiempo, pueden reaccionar sacando la lengua ante una muestra positiva del SARS-CoV-2. Por lo que funcionan prácticamente como una PCR más rápida.

¿Por qué sacan la lengua ante una muestra infectada?

La investigación se llevó a cabo en base al condicionamiento pavloviano, conocido también como condicionamiento clásico. Este condicionamiento expuestos por Iván Pávlov a finales del siglo XIX, mediante una serie de experimentos, fueron decisivos para experimentos posteriores. Explican que la asociación de estímulos y respuestas puede generar respuestas a estímulos neutros.

Pvlov sujeta comida de perro y una campana ante un perro, que segrega saliva cada vez que toca la campana porque lo asocia con la comida. - BBC News Mundo
Imagen: Experimento Perro de Pávlov, condicionamiento clásico. Fuente: BBC News Mundo.

A las abejas empleadas en la investigación se les presentaban muestras positivas y negativas. Al percibir el olor de las positivas se les premiaba con agua azucarada. Tras este proceso las abejas asociaban el olor de las muestras infectadas con el premio. Por lo que instantáneamente ante la fragancia sacarían la lengua sin ni siquiera haber agua endulzada, debido a la asociación.

¿Qué significa este descubrimiento? ¿Las abejas sustituirán a las PCR?

En los primeros experimentos, realizados con animales sanos e infectados con el SARS-CoV-2, tuvieron buenos resultados con bajos números de falsos positivos y falsos negativos. Más tardes en pruebas con humanos los resultados también fueron muy positivos. Se ha demostrado también que las abejas pueden ser más efectivas que los perros a la hora de diferenciar las muestras y no hay riesgo de contagio. Además de dar resultados más rápido que las PCR.

Los científicos, a pesar de todo esto, han declarado no verlo como un sustituto a las PCR. “Es una buena idea, pero preferiría realizar las pruebas con las herramientas de diagnóstico clásicas en lugar de utilizar abejas para ello. Soy un gran amante de las abejas, pero utilizaría las abejas para otros fines que no sean la detección del COVID-19” afirma el profesor que estudia la inmunología animal en la Universidad Gante en Bélgica, Dirk De Graaf.

Abejas sobre un panal de miel.
Imagen: Abejas sobre un panal de miel.

No obstante, no se descarta la idea de convertirse en una ayuda para aquellos países que no tengan los recursos suficientes para adquirir test de Coronavirus. El profesor Wim Var Der Poel, profesor de virología asegura que en esas regiones pueden entrenarse con facilidad y es un método muy barato.

Actualmente InsectSense tiene en marcha una serie de prototipos de máquinas para entrenar automáticamente a múltiples abejas.

Otros usos de la abejas

No es la primera vez que se emplean abejas u otros insectos para usar el olfato como localizador. En los años 90, estas polinizadoras se entrenaron para localizar explosivos, material radioactivo y toxinas en el Pentágono. También en Croacia tenían el objetivo de detectar minas. Eran muy efectivas pues olían hasta tres kilómetros de distancia. Y no le confundían otras fragancias como los repelentes o la gasolina.

Si te ha gustado este artículo sobre el cangrejo de herradura:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí.
  • Recuerda seguirnos en nuestra cuenta de Instagram.
  • También puedes acceder a nuestro perfil de Twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.