LA PLAYA SACABA DE MÁLAGA ESTÁ CERRADA DEBIDO AL VERTIDO DE AGUAS FECALES

La rotura de una tubería es la causa del vertido fecal en la playa malagueña

El Ayuntamiento de Málaga decretó el cierre de la playa Sacaba de Málaga, debido al vertido de aguas fecales detectado en la zona. El periódico Málaga Hoy explicó de quién era el desencadenante de esta situación: la rotura de una tubería. Según este medio, Sanidad informó sobre cómo puede afectar a la calidad del mar. Una medida que prohíbe a los bañistas acudir a la zona de forma temporal.

La Empresa Municipal de Aguas de Málaga, Emasa, declaró que la tubería dañada conduce aguas fecales a presión en el sistema de saneamiento del área Oeste de Málaga. Este hecho provocó el vertido en la playa. De este modo, la empresa se desresponsabiliza de los problemas residuales que afectaron a Sacaba. Además, Emasa declaró que no se encargaba de las obras que causaron la avería de la tubería. La declaración de Emasa se puede comprobar en el siguiente tuit:

La agencia Europa Press confirmó que se han estado realizando análisis exhaustivos para evaluar la calidad sanitaria de la playa, desde la mañana del martes 5 de julio. Una examinación que desarrolló el Área de Playas. El medio reveló que no se han encontrado señales de contaminación en el mar. Por otra parte, el culpable de este accidente, la empresa constructora, se encargó de los trabajos de limpieza en la zona afectada por el vertido. También, es la responsable de la reconstrucción de la tubería.

El reciclaje

Para que no ocurran sucesos antiecológicos como los vertidos de aguas fecales en la playa Sacaba de Málaga, la ciudadanía debe apostar por implantar en su vida diaria “la regla de las tres r “: reducir el consumo, reusar y reciclar. Pero, ¿qué función desempeña cada r? y ¿cómo podemos integrarla dentro de la sociedad? El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria realiza una breve explicación de los tres términos que conforman la regla de la sostenibilidad ambiental en su web. Los define de la siguiente manera:

  • Reducir: disminuir el consumo de los productos, como por ejemplo: no comprar cosas inútiles, no derrochar la materia prima, así como también se debe apostar por recursos naturales renovables.
  • Reutilizar: consiste en reusar un objeto que ya ha sido comprado. La finalidad del producto puede ser la original o puede servir para otro fin diferente. De esta forma, la esperanza de vida del producto es más longeva, y se evita la compra continua de productos y la generación de basura.
  • Reciclar: se trata de fabricar productos a partir de otros ya utilizados. Los materiales disponibles para la trasformación de los productos son los siguientes: el vidrio, el plástico, el vidrio, el cartón y el papel. Por ello, es indispensable que los ciudadanos echen los productos en los contenedores correspondientes.

Si te ha gustado este artículo sobre aguas fecales:

  • Puedes acceder a más de la categoría Local en este enlace.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *