ALEJANDRA GADEA: “QUIERO CAMBIAR EL CONCEPTO QUE TENEMOS DE MONSTRUO”

La joven escritora nos presenta su primera novela: “Los Verdaderos Monstruos”

Alejandra Romero Gadea (Almodóvar del Campo, 2003) o como se le conoce con su nombre artístico, Alejandra Gadea, es estudiante de Derecho en Ciudad Real. Su pasión por los libros viene desde pequeña. Con tan solo 18 años publicó su primera novela: Los Verdaderos Monstruos


En diciembre de 2021 hizo la presentación de su libro en el Teatro Municipal de Almodóvar. Desde entonces, cosecha éxitos. Ya no solo en ventas, sino también de las muchas presentaciones o charlas que imparte.
Algunas de ellas en Ciudad Real o, hace poco, Madrid. Fue elegida para pregonar el discurso de la mujer del día 8 de marzo de 2022 en su pueblo, Almodóvar del Campo (Ciudad Real).

Alejandra Gadea, posando en una pared blanca antes de la entrevista (Foto: autoría propia)

Alejandra se encontraba tranquila, cómoda ante lo que ella reconoce “sentir paz mental” en la naturaleza. Aquí es donde nos fuimos para charlar sobre su primer libro. En ese banco, en mitad del campo, solo se escuchaba a los pájaros y algún que otro coche que circulaba a esa hora. La escritora atendió a Divulgación y Ciencia el pasado lunes.

Pregunta. ¿Quién es Alejandra Gadea?

Respuesta. Ostras cómo has empezado. Has empezado fuerte. Alejandra Gadea es una chica que cuando se pone a escribir es otra persona distinta. Es como si fuese una actriz, que empieza a teclear y se convierte en los papeles de los personajes de la novela que estoy escribiendo. Alejandra Gadea es la manera de expresión que tiene la novela, no es la escritora.  

P. ¿Hay diferencias entre Alejandra Romero Gadea y Alejandra Gadea?

R. Muchas. Alejandra Romero Gadea es una estudiante de universidad que tiene sus problemas, su ansiedad, miedos. Sin embargo, Alejandra Gadea es una chica relajada, tranquila, que quiere escribir. Repito. Es una actriz. Alejandra Gadea es la protagonista, el paisaje del libro, el personaje secundario… 

P. ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cuándo te llamó la atención?

R. No me llamó nunca la atención, salió solo. Empecé a escribir cuando di poesía en el colegio. Ese día me enfadé con mis padres y como Alejandra era siempre una chica que no sabía muy bien cómo expresarse, pues vio que con la escritura podía pensar y luego ya escribir. Me parecía más fácil eso que hablar como te estoy hablando ahora mismo. 

P. ¿Entonces, eso te motiva a escribir?

R. No me motiva nada externo a escribir. Mis frustraciones, mis alegrías o mi tristeza las plasmo en un libro. Me gusta compartir mis experiencias para que a otras personas les sirva. 

P. Desahogarte y ayudar también a los demás.

R. Exactamente, para mí escribir es terapéutico y ayudo a los demás.

P. Ahora que nadie nos escucha, ¿tienes alguna manía al escribir?

R. Sí. Una de ellas es que tiene que estar todo en silencio. Cuando estoy en mi casa les digo a mis padres: “no vengáis al salón que estoy escribiendo y estoy en el momento álgido, no me interrumpáis”. La otra es relacionar lo que escribo con música. Me da igual el estilo.  De hecho, hace poco escribí un capítulo entero de mi próxima novela con la misma canción en bucle. 

P. ¿Cómo compaginas la universidad con la escritura?

R. Escribir me lleva tiempo. Cuando me sale la vena de la inspiración digo: “vale, toda la inspiración que se te ha venido ahora la guardas en un rinconcito de tu mente para por la noche, que es el momento que tengo de tranquilidad”. Antes hago las cosas de la universidad. 

P. Entonces, cuando no estás inspirada, ¿qué truco tienes ante la hoja en blanco?

R. La música. Me pongo por ejemplo pop inglés, y con esa letra me imagino una historia. Ahí entonces salgo del bloqueo. No sé. Yo lo hago mucho. 

P. ¿Cuál es tu lugar preferido para escribir?

R. Me da igual dónde, pero un sitio en el que haya mucha luz natural. Me sube el ánimo. 

P. Hablamos ya de tu primer libro: Los Verdaderos Monstruos. ¿Cómo surge esta historia?

R. Los Verdaderos Monstruos surge de una pesadilla que tuve. Dije, joder. Esto vale para una novela (Risas). Soñé que estaba en un videojuego disfrazada de princesa y con un mapa.  Tenía que esconderme de una bestia que me quería matar.

P. ¿Por qué ese nombre? Sin hacer spoilers, claro.

R. Yo quería cambiar el concepto que tenemos de monstruo. Cuando tú piensas en la palabra “monstruo” se te viene a la cabeza lo que hay en mi libro, una bestia grande. Yo quiero cambiarlo a otro tipo de significado que viene en el diccionario. Me gusta más. Se asemeja a los monstruos que tenemos en la vida real. 

P. ¿Eso quiere decir que has descubierto tú un verdadero monstruo?

R. Muchos (Risas). Con esa excepción muchos. 

P. ¿De qué va Los Verdaderos Monstruos?

R. Trata de una sociedad distópica setenta años después de la III Guerra Mundial. Los países se dividen y se forman patrias más pequeñas de más o menos tres millones de habitantes. En una de esas patrias se quiere saber cómo funciona el cerebro humano ante una situación de riesgo. Crean un experimento que se llama el Proyecto Alpus, donde cogen un millón de personas, las meten en una ciudad ficticia de la que no pueden salir y las matan mil veces. Hay una chica que, con todo un futuro ya preparado, la cogen para el proyecto y tiene que enfrentarse al monstruo de ese proyecto. Luego se dará cuenta de que el verdadero monstruo del proyecto está oculto. Querrá acabar con él en la novela y no con el monstruo en cuestión, llamado la Bestia. 

Booktrailer de Los Verdaderos Monstruos (Fuente: autoría propia)

P. ¿Te identificas con algún personaje o es que alguno está inspirado en ti?

R. Sí, claro. Con la protagonista. La gente me pregunta y yo digo: “sí, soy la protagonista de mi propio libro” (Risas). El interés amoroso de la protagonista está basado en alguien de la vida real. No lo voy a negar. Hay personajes que también están basados en la realidad.

P. El libro lo has autopublicado. ¿Has recibido ayuda o lo has hecho todo sola?

R. No, yo sola. La única ayuda que he recibido es de YouTube. Más tarde hice un curso, pero en ese momento navegando por la plataforma me salió un escritor que te daba los pasos de lo que había que hacer.  Dije, mira y gratis. Tenemos facilidades y no nos damos cuenta. Yo charlé con algunos escritores y me decían: “pues mira, ve a esta editorial y habla con ellos”. Yo no tengo 1.600 euros para comentarle a alguien que me publique un libro. Soy una muchacha de 19 años, no trabajo. A mí no me importaría explicar a cualquiera que me pida ayuda sobre cómo hacer las cosas. Conmigo no lo han hecho. 

P. ¿Qué mensaje puedes dar a la gente joven que quiere empezar a escribir un libro o a publicar el suyo? 

R. Que aprendan a escribir primero. Tú piensas que sabes escribir y no es así. Yo aprendí así. Yo redacté una novela corta hace un tiempo y tenía muchos fallos. Al darme cuenta de los errores al redactar, busqué maneras de aprender. Encontré la escuela de escritura Vanir Academy y dije, a por ello. 

P. Hablando de los jóvenes. ¿Por qué crees que se lee menos? 

R. Vivimos en una sociedad con muchos estímulos. La sociedad que estamos creando con tantos ordenadores, móviles… nos hace ser más vagos. Es más fácil ponerte a ver una peli que a leer un libro. Con la película no piensas, la ves. Con una novela trabajas el cerebro y tienes que imaginar lo que estás leyendo. Yo lo entiendo, a mí también me pasa. Pero es porque hay muchos estímulos. 

P. ¿Planificas las historias al detalle antes de escribirlas o sobre la marcha?

R. No, sobre la marcha. Como mucho  tengo el principio y el final, pero del intermedio no tengo nada. 

P. Alejandra, has hablado antes de una segunda novela. ¿Nos puedes dar algún adelanto? 

Alejandra Gadea, leyendo sentada un ejemplar de su novela Los Verdaderos Monstruos.
Alejandra Gadea, leyendo sentada un ejemplar de su novela (Foto: autoría propia)

R. Me queda poquito para publicarla. Esta próxima novela es de romance. Aunque no es la típica de romance. No es por ser yo, pero es muy original (Risas). En esta historia no hay personajes buenos y personajes malos. Todos tienen algo de cada. Se enseña cada parte de lo que es el amor. El lenguaje en esta novela es crucial. Cuando las personas nos comunicamos, inconscientemente decimos lo que pensamos. La historia tiene tanto el amor como el desamor, amor peligroso y amor cómodo. Además, el lector lo sabrá todo y será el típico amigo que diga: “pero cómo te vas con esa persona si es mala…” Aunque claro, tú estás tan enamorado que te da igual lo que digan. 

P. Entonces no sigues el género de tu primer libro.

R. Yo no tengo un género. No soy como Arturo Pérez- Reverte que escribe no ficción y sigue escribiendo basándose en eso. Yo no tengo categoría descrita. ¿Por qué nos tenemos que decantar en un solo género? Hay mil historias. Además, esto permite llegar a muchísima gente.

P. ¿Tienes algún punto débil como escritora?

R. Sí, que la redacción de la novela para un lector no sea buena. O que lo compare con otros libros y que diga que por mi edad no está bien escrita. Soy muy perfeccionista. Entiendo que ahora mismo tengo diecinueve años y que puedo tener algún error. Pero no me gusta que me recuerden mis fallos, excepto si es una crítica constructiva. 

P. Si estuvieses en el Museo del Prado, ¿sobre qué cuadro escribirías una historia?

R. (Pensativa) Hay un cuadro que me gusta mucho, pero no es de ahí. No es de un museo.  Está en la catedral de Málaga. Se llama La Decapitación de San Pablo.  Aunque ahora que me acuerdo hay uno que me gustó y me lo explicó una amiga. Se trata de El Sueño del Caballero. No se sabe si está durmiendo o está muerto. Ahí podría hacer una historia. 

Si te ha gustado este artículo sobre Alejandra Gadea y “Los Verdaderos Monstruos”:

  1. Puedes acceder a más de la categoría Cultura y Opinión aquí.
  2. Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  3. También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Un comentario sobre «ALEJANDRA GADEA: “QUIERO CAMBIAR EL CONCEPTO QUE TENEMOS DE MONSTRUO”»

  1. Me ha encantado colaborar con Divulgación y Ciencia para esta entrevista. La redacción es muy buena, el autor sabe expresar lo que en su momento hablamos y el ambiente de confianza que se creó fue muy bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *