¡Hora de hibernar, ardilla de tierra!

Se acerca el frío y las ardillas están terminando de prepararse para pasar el invierno. Aquí hablaremos de una ardilla en particular, ya que no hiberna en árboles, sino en el suelo. Se llama ardilla de tierra manchada. ¡Conozcámosla!

No le ha gustado que le hicieran una foto

¿Como es esta ardilla?

La ardilla de tierra manchada (Spermophilus suslicus) es propia de Europa Oriental. Se pueden encontrar en Polonia, Ucrania, Moldavia y Rusia. Les gusta estar en terrenos abiertos, aunque también en tierras de cultivo (es menos frecuente por la cercanía a los humanos).

Esta ardilla es particular porque se la puede reconocer por su pelaje moteado de blanco en la parte dorsal. Además, tiene una cola más corta.

No mide más de 29 cm en cuerpo completo (añadiendo la cola). No hay dimorfismo sexual (diferente tamaño entre macho y hembra), pero sí se diferencian en el peso, puesto que los machos pesan 280 g, mientras que las hembras 224 g.

Sus dientes frontales, al igual que los castores y los conejos, no paran de crecer, es por ello que prácticamente siempre que los veamos, va a ser mordisqueando.

Este pequeño roedor come sobre todo herbáceas (tomillo, girasol, clavel, maíz, etc.) y cereales (trigo, arroz, avena, mijo, alpiste, etc.), pero no descarta la idea de alimentarse de artrópodos (insectos y arañas, entre otros) y pequeños vertebrados (tales como reptiles y anfibios).

La hibernación y sus beneficios

Sin más rodeos, mencionemos que estas ardillas se denominan de tierra porque hacen una pequeña madriguera donde pasarán el invierno. Esto es muy beneficioso, porque al excavar dichas madrigueras, facilita la aireación de la tierra, así como el acceso de agua. No solo se consideran como una especie importante para las plantas, sino también para nosotros. Al estar en una madriguera, pueden eliminar hasta plagas agrícolas desde el subsuelo.

Cuando terminan la hibernación en marzo-abril, vuelven a explorar los estepas y pastos.

Aunque quisiéramos acercanos para darle un aplauso por la labor que hacen, es prácticamente imposible verlas de cerca. Tienen un oído y una vista bastantes desarrollados. Aunque no puedan ver bien los colores, pero sus lentes amarillas reducen el resplandor del sol, mejorando así su visión del entorno.

No solo está este problema. Esta especie se encuentra casi amenazada según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). Los principales factores son: destrucción del hábitat, incordios por parte de los humanos, atropellos, etc.

Conociendo que hacen una gran labor, ¿podremos dejarlas dormir tranquilas para que limpien nuestra cosecha?

Si te ha gustado este artículo sobre la ardilla de tierra:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Biodiversidad aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *