ASILINAE, UNA FAMILIA DE MOSCAS ASESINAS

La subfamilia Asilinae es un grupo perteneciente a la familia Asilidae, una familia de dípteros o moscas que se distribuye mundialmente. Las moscas asesinas tienen la característica de ser carnívoras, llegando a alimentarse de otros insectos voladores incluyendo los de su misma especie.

Imagen: Mosca asesina con su presa. Se encuentra de perfil y se observa que ha cazado a un insecto alado más pequeño que ella
Mosca asesina con su presa (Fuente: iNaturalist (itgranada))

¿CUÁNDO Y DÓNDE PODEMOS ENCONTRARLA?

Las moscas asesinas se encuentran distribuidas por todo el mundo, exceptuando los lugares donde existen temperaturas extremas como las estepas de Rusia o el desierto del Sahara. En España, se presentan ocupando casi toda su superficie, habiendo gran densidad en toda la línea de costa y en algunas zonas centrales del país.

En cuanto a su hábitat, estas moscas prefieren campos soleados, secos y con arbustos ligeramente altos. Sin embargo, son capaces de aclimatarse a cualquier ambiente.

Podemos avistarla entre los meses de mayo y septiembre, ya que la época del año donde más abundan es en los meses cálidos, llegando a su máximo en julio y agosto.

IDENTIFICACIÓN

Al ser una subfamilia —un grupo taxonómico muy extenso y que comprende muchas especies— es más complicado especificar unas características que cumplan todas las especies que la componen.

Imagen: Mosca asesina posada sobre un tallo de hinojo
Mosca asesina posada sobre un tallo de hinojo (Fuente: Carmen Javier Cabrera)

En general, son moscas con un abdomen marcadamente largo y de tórax robusto. Este último, está acompañado de seis patas con espinas o pelos endurecidos para agarrar fuertemente a sus presas. Estas suelen ser más claras que el resto del cuerpo y presentar tonalidades naranjas.

En la cabeza, son notables sus grandes ojos compuestos, sus tres ocelos entre estos —receptores de la luz más simples— y dos antenas duras en forma de V en la zona de la “frente”. Toda su cabeza, y sobre todo su boca, está protegida por quetas densas para no sufrir daños cuando está cazando y forcejeando con sus presas.

En el cuerpo, suelen presentar colores oscuros, desde grises, pasando por marrones hasta el negro. Además, pueden presentar longitudes desde pocos milímetros hasta 2,5 cm.

ALIMENTACIÓN

Su nombre común tan amenazante lo han obtenido debido a que son moscas carnívoras que, además de alimentarse de insectos más grandes que ellas —como mariposas, avispas y abejas—, son capaces de alimentarse de otras moscas, incluidas las de su misma especie.

Imagen: Mosca asesina con una mosca pequeña en su boca
Mosca asesina con una mosca pequeña en su boca (Fuente: iNaturalist (lupoli_roland))

Para ello, persiguen a sus presas en el vuelo hasta que las consiguen atrapar entre sus patas delanteras. Una vez inmovilizadas, estas moscas inyectan con su probóscide una saliva con enzimas neurotóxicas y proteolíticas que paralizan y digieren internamente a la presa, respectivamente.

Al no tener dientes o mandíbula como tal, usan esta probóscide para succionar los jugos internos que se han formado con la ayuda de su saliva.

PELIGROSIDAD

A pesar de su nombre y su tamaño algo mayor al de las moscas normales, las moscas asesinas no son peligrosas para el ser humano. No muerden, ni pican, ni inyectan su saliva en humanos. Además, tampoco son agresivas y solo comen por necesidad.

Por suerte o por desgracia, las únicas que no están a salvo de ellas son otras moscas e insectos voladores.

Imagen: Mosca asesina alimentándose de una libélula
Mosca asesina alimentándose de una libélula (Fuente: iNaturalist (david_barros_cardona))

Si te ha gustado este artículo sobre la mosca asesina:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencias aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *