NUEVOS AVANCES EN EL ESTUDIO DEL ALZHEIMER

Un estudio revela nuevos avances en el campo del Alzheimer, identificando cuatro tipos distintos. El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que acapara entre el 60 a 70% de los casos de demencia. Provoca un deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades cotidianas.

Imagen de dos personas mayores. Abuelos, con sus dos nietos.
Imagen: Abuelos.

La esperanza de vida de las personas con Alzheimer es de 3 a 11 años. No obstante, en el caso de los pacientes diagnosticados de manera precoz, la esperanza de vida supera los 20 años. Esto se debe al grado de deteterioro en el momento del diagnóstico.

Principales síntomas del Alzheimer

Los primeros síntomas visibles son el olvido de eventos o conversaciones recientes. Al inicio, una persona con Alzheimer puede ser consciente de que tiene problemas para recordar cosas o para organizar sus pensamientos. Con el avance de la enfermedad, el paciente presenta un grave deterioro de la memoria y pierde la capacidad para llevar a cabo tareas cotidianas.

Los cambios que se producen en el cerebro generan problemas que van en aumento. La memoria es la principal. La pérdida de memoria persiste, empeora y afecta a la capacidad para desempeñarse día a día. Causa problemas en el pensamiento y el razonamiento dificultando la capacidad para concentrarse y pensar, principalmente en conceptos abstractos como los números. A su vez, la capacidad para tomar decisiones y juicios adecuados a las situaciones se ve mermada.

El Alzheimer provoca cambios en la personalidad y en la conducta, así como afecta al ánimo y al comportamiento. Entre dichos cambios, se incluye lo siguiente: depresión, apatía, aislamiento social, cambios de humor, desconfianza, irritabilidad, cambios en los patrones de sueño, delirios… No obstante, hay una serie de habilidades que se mantienen durante largos períodos mientras la enfermedad avanza, como leer o cantar.

En las etapas más avanzadas se produce una serie de complicaciones derivadas de la pérdida grave de la función cerebral. Algunas de las peores complicaciones son la deshidratación, la malnutrición o la infección, lo cual puede provocar la muerte.

Imagen de una neurona. El color que predomina en la imagen es el morado.
Imagen: Neuronas.

No hay un tratamiento para curar el Alzheimer o alterar su evolución. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a mejorar temporalmente los síntomas o retardar su progresión. Al mismo tiempo, estos tratamientos permiten prolongar al máximo sus funciones y a desenvolverse de forma independiente durante un tiempo. Además, existe una serie de programas y servicios para brindarles apoyo.

Posibles causas del Alzheimer

No se comprenden con exactitud las causas del Alzheimer. No obstante, las proteínas del cerebro no funcionan con normalidad, interrumpiendo el trabajo de las células cerebrales y provocando una serie de eventos tóxicos. Las neuronas se dañan, pierden las conexiones entre sí y mueren.

Diversos científicos consideran que en la mayoría de los casos el Alzheimer es a causa de una combinanción de factores genéticos, ambientales y del estilo de vida. En menos del 1% de las veces ocurre por cambios genéticos específicos. Estos casos suelen dar lugar a la aparición de la enfermedad en la mediana edad.

El daño comienza en la región del cerebro que controla la memoria, pero este proceso se inicia años antes de la aparición de los primeros síntomas. Los investigadores encargados de entender la causa del Alzheimer se centran en el papel de dos proteínas. Estas son las placas y los ovillos.

Imagen de una señora mayor sonriendo, dándole la mano a una mujer más joven.
Imagen: Abuela.

Factores de riesgo

  • Edad. La edad avanzada es el factor de riesgo que más incide.
  • Antecedentes familiares. El riesgo es un poco más alto si un familiar de primer grado tiene Alzheimer.
  • Síndrome de Down. Muchas personas con síndrome de Down tienden a desarrollar Alzheimer. Los signos suelen aparecer entre diez y veinte años antes.
  • Sexo. Aunque hay poca diferencia en el riesgo, hay más mujeres que padecen Alzheimer.
  • Deterioro cognitivo leve. Este afecta a la memoria u otras habilidades de pensamiento, por lo que hay un riesgo significativo de padecer Alzheimer.
  • Traumatismo craneal. El riesgo aumenta en personas con lesiones cerebrales traumáticas múltiples y de mayor gravedad.
  • Consumo excesivo de alcohol. Está vinculado a un mayor riesgo de Alzheimer de aparición temprana.
  • Patrones de sueño deficientes.
  • Estilo de vida y salud del corazón. Algunos de los factores de riesgo pueden ser: falta de ejercicio, obesidad, fumar o ser fumador pasivo, presión arterial alta, colesterol alto o diabetes tipo 2 mal controlada.

Avances en el estudio del Alzheimer

Entre los últimos avances en el estudio del Alzheimer, un grupo de investigadores ha identificado cuatro formas en que las proteínas tau se propagan entre las neuronas. Esto produce síntomas y pronósticos diferentes.

La variante 1 representa el 33% de los casos, se propaga principalmente en el lóbulo temporal y afecta a la memoria. La variante 2, se extiende a la corteza cerebral y dificulta las funciones ejecutivas, supone un 18%. En cuanto a la variante 3, presente en el 30%, se propaga en la corteza visual provocando dificultad para orientarse, distinguir formas y contornos… Finalmente, la variante 4 supone un 19% de todos los casos y se propaga en el hemisferio izquierdo, por lo que afecta la capacidad del lenguaje.

Si te ha gustado este artículo sobre el Alzheimer:

4 thoughts on “NUEVOS AVANCES EN EL ESTUDIO DEL ALZHEIMER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.