BACTERIÓFAGOS, ALTERNATIVA A LOS ANTIBIÓTICOS

Los bacteriófagos son una gran alternativa a los antibióticos. Las autoridades sanitarias han pedido soluciones a la OMS para poder hacer frente a esta amenaza preocupante para la salud pública. Esto se debe a que el uso de los antibióticos selecciona unas bacterias más resistentes, que a la larga pueden desarrollar inmunidad frente a estos.

En esta imagen vemos bacteriófagos, la alternativa a los antibióticos. Constan de tres partes: la cabeza de 17 caras; un cuello muy estrecho; y una cola con patas, llamadas fibras, así como una placa basal.
Imagen: Bacteriófagos.

Los bacteriófagos son virus que infectan a las bacterias produciendo su eliminación. Esto puede emplearse para eliminar bacterias responsables de diversas patologías. Para lograrlo se unen a la bacteria patógena, introducen su material genético y se replican dentro de ella. Tras esto, la destruyen produciendo la lisis bacteriana, que consiste en la ruptura de la membrana celular de la bacteria. Así se da lugar a nuevas generaciones de virus que actúan sobre el resto de bacterias, provocando una reacción en cadena para eliminar el patógeno.

Los bacteriófagos son muy específicos, a diferencia de los antibióticos. Los bacteriófagos afectan sólo a la bacteria patógena sin dañar ninguna célula humana. Además, hay que mencionar que no se han encontrado efectos secundarios debido a su utilización. No obstante, los antibióticos afectan a un gran número de bacterias, generando problemas en la microbiota intestinal.

Implicaciones ambientales

Cada vez urge más encontrar una solución que permita hacer frente a las bacterias resistentes a los antibióticos. Además, estas bacterias podrían provocar que enfermedades que se curaban fácilmente pasen a ser causa de mortalidad, como la tuberculosis o la neumonía. Por otro lado, el Gobierno Británico informa de que se espera que en unos 30 años las bacterias resistentes a los antibióticos sean una causa de mortalidad en mayor medida que el cáncer.

Uno de los principales problemas de los antibióticos es el uso excesivo. Esto es a causa de que el abuso de los antibióticos es perjudicial. No obstante, los antibióticos tienen más de una vía de entrada a nuestro organismo. Por lo que de manera indirecta llegan continuamente antibióticos a nuestro cuerpo.

En esta imagen vemos una serie de antibióticos en cápsulas y pastillas, así como un termómetro.
Imagen: Antibióticos.

Los antibióticos duran poco tiempo porque los riñones y el hígado se deshacen de ellos, con lo que acaban llegando al medio acuático. Por lo tanto, este antibiótico va a ser bioacumulado por un ser vivo, principalmente un pez o molusco. Esto a su vez, constituye una de las formas de reentrada del antibiótico a los humanos. Por otro lado, a los animales de granja se les trata con antibióticos para prevenir enfermedades.

Antibióticos en el agua

El consumo excesivo de los antibióticos hace que estos lleguen en mayor cantidad al medio acuático. El tratamiento del agua principalmente elimina residuos sólidos y clarifica el agua. No obstante, tras esto quedan bacterias, a las que se les hace un tratamiento de cloro o lejía y luego un tratamiento de radioactividad con rayos ultravioleta. Por lo que el agua contiene sales disuletas y sustancias como fármacos, en ocasiones metales pesados… Esto es debido a que son sustancias muy pequeñas de las que no se tenía constancia y que reciben el nombre de contaminantes incipientes. La cantidad de antibióticos es muy reducido, pero debido a la frecuendia de ingestión de agua es muy constante.

¿Cómo actuaría la sociedad ante los bacteriófagos como una alternativa a los antibióticos?

Las personas están acostumbradas a tomar antibióticos en gran medida, lo cual puede estar derivado de los médicos que recetan antibióticos en exceso. El principal problema de los antibióticos es que se toman como si fuera una medicina más, que cura cualquier afección sin presentar efectos secundarios. No obstante, esto no es así. Los antibióticos presentan una gran cantidad contraindicaciones que a la larga son perjudiciales, como la propia inmunidad de las bacterias.

Esta situación se incrementa con el tiempo ya que cada vez la gente necesita de dosis más altas debido a la inmunidad de las bacterias, perdiendo su efectividad. Pero no es solo un problema médico, ya que como hemos visto, afecta al Medio Ambiente de manera considerable.

Las personas tal vez no se decidan a dar el paso de los antibióticos a los bacteriófagos por la reticencia. El primer paso deberán tomarlo los médicos para lograr que la sociedad en su conjunto se acostumbre a este nuevo método, logrando un cambio con consecuencias positivas.


Si te ha gustado este artículo sobre los bacteriófagos como alternativa a los antibióticos:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí.
  • Recuerda seguirnos en nuestra cuenta de Instagram.
  • También puedes acceder a nuestro perfil de Twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.