EL BÚHO ASIÁTICO DE OJOS NARANJAS SE HA VUELTO A VER DESPUÉS DE 125 AÑOS

Después de 125 años, un búho asiático de ojos naranjas que se daba por exinto fue avisado en Malasia.

BÚHO OJOS NARANJAS DESPUÉS 125
Imagen del búho de ojos naranjas

¿En qué se caracteriza?

Este búho de ojos naranjas encontrado después de 125 años, se caracteriza por que los ojos se le encienden, como si se tratara de dos anillos dorados. A comparación de otras especies aladas, no destaca por su tamaño. Sin embargo, su rostro destaca por una línea de plumas que parecen cejas juiciosas. Ninguno de sus pares se había observado en más de un siglo. Sin embargo, en medio de la isla de Borneo, un ejemplar de este búho asiático extinto se vió en Sabah, Malasia.

El último registro data de 1896

El último registro que se tenía de la especie Otus brookii brookii, un búho asiático de las islas malasias, data de 1896. Se trata de una subespecie de lechuza rajá, cuyo canto había sido desconocido hasta el momento. Sin este elemento, era prácticamente imposible saber de su existencia más allá de los archivos históricos disponibles.

Sin embargo, el ecologista del Centro Smithsonian de Aves Migratorias, Andy Boyce, logró documentarlo en la isla de en Sabah. Desde 2016, el experto es investigador de campo en Malasia. A seis años de su estancia en esta región de Asia, logró fotografiar al ejemplar al interior del parque natural de la zona, en colaboración con los residentes locales.

Este esfuerzo podría ser una de las cumbres de un estudio que Boyce ha llevado a cabo a lo largo de una década de observación de aves en los bosques. Se interesó particularmente en el ecosistema del monte Kinabalu, donde finalmente observó, escuchó y registró al ave perdida.

En el caso de este búho asiático, Boyce sugiere que no es que se haya extinto propiamente. Por el contrario, la baja densidad de población en la zona dificulta la investigación científica, por lo que el registro de este tipo de especies es más complicado. Por otra parte, penetrar al hábitat de este tipo de especies es difícil, porque la densidad de la jungla no es particularmente amigable con los seres humanos.

No se tiene claro cuál es el habitat

Los investigadores en el equipo de Boyce aún no están seguros de cuál sea el hábitat de la especie. Como nunca antes se había capturado un espécimen similar, ni siquiera se cuenta con muestras de ADN que proporcionen más información al respecto.

Sin embargo, considerando que muchas especies de estas islas asiáticas son endémicas, la probabilidad de que sea una especie única crece exponencialmente “Nos recuerda, como humanos y como científicos, que hay cosas, hay lugares en este mundo […] que todavía no comprendemos”, concluye Boyce.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • Visita nuestro perfil de Instagram haciendo clic aquí.
  • También puedes acceder a nuestra página de twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.