LA CONTAMINACIÓN POR PLÁSTICOS EN EL OCÉANO

La contaminación por plásticos en el océano es un problema que afecta en gran medida tanto a animales como a personas, así como al medioambiente. Una de las consecuencias más evidentes de la acumulación de residuos plásticos es la formación de las “islas de basura”.

Océano lleno de plástico. En la imagen podemos ver deshechos como botellas y envases flotando en el agua.
Imagen: Contaminación por plásticos en los océanos

El deshecho más abundante en los océanos son las redes de pesca, llamadas redes fantasma por ser abandonadas o perdidas en el océano. Estas suponen un 46% de las islas de basura según Mercy For Animals. Mientras que Greenpeace expone que las redes fantasma suman un total de 640.000 toneladas. Esto supone un 10% de todos los plásticos del océano.

Según afirma la fundación Ellen MacArthur, cada año ocho millones de toneladas de plástico llegan a los océanos. Esto equivale a un camión de basura por minuto vertiendo los residuos en el agua. En caso de seguir así, este número podría aumentar a 2 camiones por minuto para 2030, y 4 por minuto en 2050. Todos estos plásticos llegan de diversas formas, pero principalmente provienen de la tierra y las embarcaciones.

Greenpeace señala que el 70% de los plásticos que acaban en el océano se hunden. Mientras que un 15% se mantiene en la columna de agua. Por lo que solo un 15% quedan en la superficie, lo que serían los residuos “visibles”.

¿Cómo afecta a la fauna la contaminación por plásticos del océano?

Los plásticos son transportados por el agua o desplazados por acción del viento, por lo que llegan incluso a las zonas más alejadas de la costa. El principal problema es el de las ya mencionadas redes fantasma, donde muchos animales se quedan atrapados. Estos deshechos plásticos, afectan anualmente a más de ochocientas especies.

Hay animales, como las tortugas, que confunden el plástico con alimento y terminan ingiriéndolo. Esto crea bloqueos en su sistema digestivo, lo cuál se extrapola a la reducción de la población de tortugas.

Tortuga marina con una bolsa de plástico enganchada en su cuello.
Imagen: Tortuga con bolsa de plástico. Autor: Jag_cz (iStock)

De igual forma, muchas aves marinas ven cómo el plástico afecta a sus técnicas de caza. Un ejemplo de esto es el albatros de Laysan (Phoebastria immutabilis). Estas aves, al sumergirse en el océano, tocan con su pico la superficie, recogiendo plásticos. La ingesta de los mismos, les causa obstrucciones en el sistema digestivo e incluso puede perforar órganos internos.

Los peces tienen cada vez más riesgos debido a los deshechos plásticos microscópicos. Esto se debe a que los peces respiran mediante branquias, la vía de entrada de estos microplásticos. Un estudio realizado por la Universidad de Exeter demuestra que deshacerse de los deshechos obtenidos vía oral toma 6 veces más tiempo.

Las tortugas permiten controlar la población de medusas. De igual forma que pasa con las aves marinas, encargadas de regular las especies. En cuanto a los peces, estos suelen ser ingeridos por los humanos. El consumo de estos microplásticos provocan alteraciones en el metabolismo energético. También se tienen evidencias de que pueden provocar desórdenes de alimentación o cambios en la fisiología hepática.

El problema de los microplásticos y nanoplásticos

Los microplásticos absorben los contaminantes orgánicos y metálicos conforme viajan a través del agua, liberando dichas sustancias peligrosas en los organismos acuáticos que los ingieren, haciendo que se acumulen en la cadena alimentaria.

Multitud de nanoplásticos de color blanco y azul sobre la yema de un dedo.
Imagen: Nanoplásticos. Autor: pcess609 (iStock)

Por su parte, los nanoplásticos pueden llegar a presentar serios riesgos para el Medio Ambiente, aunque se desconocen en detalle. Los nanoplásticos son partículas dentro del rango de tamaño de 1 a 1000 micras, producidas involuntariamente por la degradación.

Los disruptores endocrinos son una sustancia química ajena al cuerpo, capaz de alterar el equilibrio hormonal. Funcionan activando respuestas hormonales naturales del cuerpo. En consecuencia, de ellos derivan diversas enfermedades hormonales, las cuales cada vez son más comunes en la sociedad.

Si te ha gustado este artículo sobre la contaminación por plásticos en el océano:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • ¡También puedes comentar el artículo en el foro
  • También puedes acceder a nuestra página de facebook, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.