LA COTORRA ARGENTINA EL AVE QUE INVADE ESPAÑA

Las primeras referencias que se tienen de la cotorra argentina en nuestro país aparecieron en 1975, en Barcelona. En el censo de estos últimos años se han llegado a contar millares de esta especie invasora en España.

La cotorra argentina pertenece a la familia Psittacidae. Puede distinguirse de otras aves por los tonos de su plumaje, verdes y con las alas azuladas. Las cotorras adultas, tienen la frente, la garganta y el pecho, plumas grisáceas.

La invasión de la cotorra argentina
Imagen: Cotorra argentina comiendo. Fuentes: misanimales.com

Se reconocen tres subespecies, pero los estudios genéticos revelan que la mayoría de cotorras en nuestro país es la subespecie Myipsitta monachus.

A diferencia de otros loros y cotorras esta especie si construye nidos, supone una gran adaptación a la urbe. Además su éxito al reproducirse y la falta de depredadores, como el Halcón peregrino, han provocado que se incluya en el Catálogo Español de Especies Exótica Invasoras.

Según la declaración a El Ágora de Antonio Román, científico en el departamento de Biología animal de la Universidad de Málaga, estas aves pueden vivir en condiciones naturales entre los 13 y 17 años.

Consecuencias de la llegada de la cotorra argentina                        

La cotorra argentina supone varios problemas para la sociedad, diversidad, agricultura y economía:

  • Existe una baja en la cantidad de aves autóctonas, ya que la cotorra ocupa agujeros y si en este hay a otro habitante, lo picotea hasta matarlo. Esto se ha visto con los murciélagos gigantes y con una especie de halcón pequeño.
  • Puede suponer una molestia por el excesivo ruido que emiten sus graznidos, reconocibles por la población.
  • Provocando grande pérdidas para la agricultura. Las cotorras picotean tomates, peras y diferentes frutas. Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, 200 cotorras pueden ser motivo de la pérdida de 100.000 tomates.
  • Además puede ser un vector de enfermedades.
  • Económicamente también supone un problema, pues El País anunció en 2020 que Madrid emplearía tres millones de euros a sacrificar a más de 11.000 cotorras.

¿Cómo llegó la cotorra invasora a España?

La cotorra argentina se consideraba un animal de compañía en los años setenta, por lo que existía un comercio legal e ilegal en muchos países. Llegaban desde América numerosos ejemplares, con el fin de venderlas en España a 3000 pesetas, que serían entre 15 y 18 euros.

A finales del siglo XX se estimó que 190.000 cotorras se importaron legalmente en las tres últimas décadas. A esto se lo suma el número indefinido de cotorras que entraron mediante el comercio ilegal.

Cotorra argentina comiendo pipas
Imagen: Cotorra invasora comiendo. Fuente: pajaross.com

Según un Boletín de la Academia Malagueña de Ciencias, muchas familias que alguna vez compraron una cotorra argentina, acabaron dejándolas en libertad, debido al molesto ruido que suponían sus graznidos. Poco a poco fueron poblando los parques, jardines y las zonas urbanas.

Eliminar el problema

El consenso científico ha llegado a la conclusión que la manera de acabar con la propagación es sacrificar un cuantioso número de ejemplares. No significa que el problema quede erradicado pero si sería un forma de frenar la propagación de esta especie por nuestro territorio.

En Madrid se puso en marcha el año pasado, la eliminación de tres millones de ejemplares. Se estima que esas cifras equivalen al 90% de las que habitan Madrid.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • ¡También puedes comentar el artículo en el foro
  • También puedes acceder a nuestro canal de YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.