CURIOSIDADES DE LOS NARVALES

Hay una serie de curiosidades de los narvales (Monodon monoceros) que convierten a esta especie en sumamente interesante, conociéndolos como “los unicornios del mar”. Los narvales son mamíferos marinos, concretamente cetáceos odontocetos. Además, a pesar de estar “emparentados” con otros mamíferos acuáticos, pertenecen a un grupo inusual de ballenas. Este grupo lo comparten con las belugas, debido a sus cualidades fuera de lo común.

En la imagen vemos varios narvales. Una de las curiosidades de los narvales es su gran cuerno. Son similares a las ballenas: grandes mamíferos marinos con aletas, sin espina dorsal, solo que en este caso tienen un gran cuerno para diferenciarse.
Imagen: Narvales (Monodon monoceros). Fuente: Nathional Geographic; Autor: Paul Nicklen

Los narvales son animales sumamente misteriosos. No se dejan ver con facilidad, y son muy esquivos al contacto humano, además de que está prohibida su caza en muchos países. Por otro lado, los narvales tienen una tasa de supervivencia en cautividad nula, todos aquellos que han sido capturados han muerto rápidamente. Esta situación es la que lleva al gran desconocimiento que se tiene sobre esta especie.

Los narvales viven en regiones de frío extremo, como el Ártico. Es por esto que su distribución se concentra en la región ártica del norte de Canadá, los mares del lado ruso del océano Ártico y el norte del océano Atlántico, nadando principalmente junto a grande bloques de hielo de las zonas congeladas. Los narvales logran esto debido a que su cuerpo está constituido en un 40% por grasa pura. Además, esto los mantiene cálidos y les permite flotar mejor. Este cetáceo suele tener un gran peso ya que necesitan en torno a 30 kilogramos diarios de comida, alimentándose principalmente de bacalaos y calamares. No obstante, son además presa de orcas y osos polares.

El curioso cuerno de los narvales

Estos mamíferos de gran tamaño, al igual que las ballenas, carecen de aleta dorsal. Su cuerpo está compuesto en gran medida por grasa para poder mantenerse cálidos. No tienen el reflejo de respirar, por lo que necesitan acordarse de respirar para hacerlo. No obstante, lo que más llama la atención de esta especie de cetáceo, es su “cuerno”.

Los narvales se diferencian de otros mamíferos marinos esencialmente por su cuerno en forma de espiral. Sin embargo, este es en realidad un diente canino de marfil que sobresale de su cráneo. Puede llegar a superar los dos metros y medio y pesar hasta diez kilos. La consistencia del cuerno es blanda por fuera y dura por dentro, por lo que es flexible y resistente. Pero en general, suelen presentarlo solo los machos, y solo está presente en el 15% de las hembras.

Algunos narvales tienen dos cuernos. Esto ocurre en 1 de cada 500 machos, mientras que en hembras solo se documentó un caso hace más de 150 años. No obstante, no se tiene muy clara cual es la función del cuerno. Se baraja la teoría de que puede ser un órgano sensorial que usan para sentir cambios en las condiciones del agua. Otras opciones es que sirva como carácter sexual secundario o para atacar a sus presas.

Si te ha gustado este artículo sobre curiosidades de los narvales:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • Visita nuestro perfil de Instagram haciendo clic aquí.
  • También puedes acceder a nuestra página de twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *