DESCUBREN AL MAYOR TIBURON BIOLUMINISCENTE

Equipo de científicos descubre que tres especies de tiburón ya conocidas producen bioluminiscencia, y una es la más grande jamás documentada.

Imagen de un tiburón punta negra de arrecife. Ésta especie se caracteriza por presentar las puntas de las aletas de un llamativo color negro, en comparación con la tonalidad de su piel gris-pardosa.
Imagen: Tiburón punta negra de arrecife. Carcharhinus melanopterus.

Hasta el momento, la bioluminiscencia en tiburones no ha sido lo suficiente estudiada. Un equipo internacional de científicos liderado por los biólogos marinos Jerome Mallefet y Laurent Duchatelet, de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, se ha puesto manos a la obra, tratando de documentar este llamativo hecho.

Para realizar este estudio, han seleccionado un total de 3 especies de las cuales se tenía sospechas de su bioluminiscencia. Éstas especies de tiburones son el carocho, el Etmopterus lucifer y el Etmopterus granulosus. Éstas, además de ser neocelandesas, comparten un llamativo atributo en común, distintivos patrones de brillos azules en su piel.

De estos tres, el carocho, que alcanza los 180 centímetros de longitud y tiene una distribución mundial, puede considerarse a día de hoy el tiburón bioluminiscente más grande del mundo.

¿Cómo se descubre la bioluminiscencia?

Para detectar esta rara característica, que cada vez resulta más común entre animales superiores, se realizan estudios anatómicos de su piel. Para ello, se toman muestras de la piel de distintos individuos de estas especies y se mandan a analizar en busca de fotóforos.

Los fotóforos consisten en pequeños órganos presentes en los individuos bioluminiscentes, los cuales son los encargados de regular esta luminiscencia. Ésta bioluminiscencia puede estar asociada a orgánulos similares a las mitocondrias, denominados fotocitos, que son los encargados de emitir dicha luz. Otras formas de bioluminiscencia consisten en simbiosis con distintos organismos de tipo microscópico.

¿Para qué le es útil ésto al tiburón?

Según el estudio realizado, estos emisores de bioluminiscencia se encuentran sobre todo en su zona ventral. De este modo, las emisiones de luz les podrían ayudar a camuflarse al ser vistos desde abajo. Por otro lado, estos científicos han dispuesto las hipótesis de que este fenómeno puede ser empleado para atraer a indivduos del sexo opuesto o incluso a presas potenciales.

Imagen de un tiburón nadando visto desde abajo.
Imagen: Tiburón visto desde abajo. (Zona ventral).

En la zona mesopelágica, la bioluminiscencia es prácticamente algo necesario para sobrevivir. Se cree que más del 90% de todos los animales que viven a este nivel de profundidad, desarrollan alguna forma de bioluminiscencia que utilizan de diferentes maneras.

Hasta el momento, se han contabilizado que más de 50 especies de tiburones de las 540 que se conocen son capaces de emitir bioluminiscencia. Según Mallefer, aproximadamente unas 57. Sin embargo, estas especies suelen ser de tamaño pequeño.

Si te ha gustado este artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *