DETIENEN A MIGUEL RICART, UNO DE LOS ASESINOS DEL CRIMEN ALCÀSSER

El criminal, apodado como ‘El Rubio’, lideraba un narcopiso en el barrio Raval de Barcelona

Los Mossos d’ Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona detuvieron el pasado martes 20 de diciembre a Miguel Ricart, uno de los partícipes en el crimen Alcàsser. El asesino, de 53 años, se encontraba al cargo de un narcopiso en el barrio barcelonés del Raval. El grupo de tráfico de drogas de la región policial de Barcelona ha conseguido detener al criminal en una operación policial. En esta se ha realizado una entrada y un registro con previa orden judicial. El domicilio había sido desmantelado ya en varias ocasiones. En una exploración que surgió por el descontento del vecindario, los agentes encontraron herramientas con las que la banda manipulaba la droga.

La investigación de la vivienda comenzó hace ya unos meses. Para ello se creó un equipo conjunto entre los Mossos y la Guardia Urbana, unidos a agentes de la unidad de investigación y de la unidad territorial de Ciutat Vella de la policía local barcelonesa. Las autoridades buscaban al líder del piso en el que se traficaba con drogas y este resultó ser Miguel Ricart. Han detenido a otra persona más en el lugar de los hechos por su participación en tal actividad. Además los agentes han hallado 26 gramos de cocaína, siete de heroína y escasas cantidades de hachís.

Condena de Miguel Ricart.

Miguel Ricart participó en el crimen Alcàsser en el año 1.992, en el que violaron, torturaron y asesinaron a tres mujeres de 14 y 15 años. Miriam García Iborra, María Deseada Hernández Folch (Desirée) y Antonia Gómez Rodríguez (Toñi), fueron las víctimas del triple asesinato. En 1.997 condenaron a ‘El Rubio’ como uno de los culpables. Fue el único procesado. Su pena sumaba 170 años de prisión, pero en 2013 salió del centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real). La sentencia se redujo a 21 años de cárcel cuando el Tribunal de Estrasburgo suspendió la doctrina Parot. De modo, que en noviembre de ese mismo año, la Audiencia de Valencia declaró que Miguel Ricart había cumplido ya con las penas impuestas.

La labor de Ricart en el narcopiso de Barcelona.

Su tarea principal en el narcopiso era hacer recados a una organización criminal a cambio de droga. Fuentes testimoniales han asegurado que el asesino no repartía los estupefacientes, de ello se encargaba otra persona. Además confirman que lo habitual en este lugar no era acumular y almacenar cantidades ingentes de sustancias.

Una jueza ha declarado libertad provisional para el asesino.

Días posteriores al descubrimiento policial, una jueza de guardia de Barcelona, declaró la libertad provisional del criminal. La Fiscalía no ha exigido el ingreso en prisión de Miguel Ricart ni del otro detenido en el narcopiso. La titular del juzgado de instrucción número 18 de Barcelona ha obligado a ambos a comparecer en el juzgado cada dos semanas, para mantener un control de sus movimientos. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha informado de que los dos detenidos se han acogido a su derecho de no declarar.

Resulta imposible la reinserción del criminal en la sociedad.

Tras cumplir varios años de condena por el triple asesinato, Miguel Ricart vuelve a delinquir. Su recorrido en la sociedad está lleno de problemas y dificultades. Su adicción a las drogas le ha llevado a cometer una serie de delitos como el descrito. Además, el criminal no tiene relación con ninguno de sus familiares. La única persona que guarda el contacto con él es la monja Lucía Caram.

Cuando salió de la cárcel ‘El Rubio’ intentó encauzar su vida. Trató de mudarse a Barcelona, pero al conocerse su nombre, todas las ciudades negaron su acogida. Por ello, intentó cambiarse de nombre incluso en cinco ocasiones, pero en todas ellas se le denegó. El asesino durmió varios días en la calle. De manera que, los Mossos d’ Esquadra contactaron con la monja Lucía y solicitaron su ayuda. Esta consiguió un alojo para Ricart en Francia, hasta que volviera a Madrid con la esperanza de mejorar el rumbo de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *