El pulpo: animal de otro planeta

Seguro que más de uno conoce al pulpo por haberlo visto en diferentes temáticas, sobre todo en centros donde va la gente a ver a animales, mientras que los trabajadores los estudian, o fomentan el conocer qué animales conviven con nosotros, los humanos. Este animal en particular es el que se lleva el premio de que más de uno piensa que es extraterrestre, por cómo es. Vamos a ver si es verdad.

El pulpo común (Octopus vulgaris) es un invertebrado, pero tiene las mismas neuronas que un perro. Su cerebro está “dividido” en dos: uno es el cerebro central, mientras que el otro está repartido entre sus ocho tentáculos. ¡Es capaz de mover independientemente las 200 ventosas que tiene en cada brazo! Esto le permite conocer su entorno y desplazarse. ¿Conocer su entorno? Sí, tiene quimiorreceptores (percepción de señales químicas, como el oxígeno que hay a su alrededor). Esto, además, le permite capar los sabores de lo que toca. Estaría bien para nosotros tener estar virtud cuando queremos probar algo nuevo, ¿verdad?

¿Qué es lo que tiene el pulpo para ser particular?

Cambiando algo de tema, también son particulares por su sistema circulatorio. ¡Tiene 3 corazones! Uno es el “central” que, gracias a sus otros dos corazones que están en las branquias, reparte el oxígeno por todo el cuerpo. Es curioso que, cuando nada, este corazón central no lo utiliza, haciendo que se canse antes, y por ello se le encuentre más paseando por la arena del fondo del mar. Hablando de transportarse, ¿alguna vez habéis notado que muchos moluscos tienen un tubo fuera bastante particular? En la imagen de abajo se puede apreciar: es anaranjado y blanco. Se llama sifón, y lo utilizan para expulsar agua, y así poder moverse de un lado a otro.

¿Veis cómo se intenta esconder dentro de esa concha? Está muy retorcido. Este animal es capaz de aprovechar cualquier estructura para protegerse de posibles depredadores, o esperar a su presa para comer. También hay que decir que son muy curiosos y juguetones, así que si ven un lugar desconocido y les llama la atención, se retuercen para ver qué hay allí. Se hizo un experimento con Laura, un pulpo de un acuario de Zaragoza, en el cual, a partir de una infraestructura en forma de H, se pudo observar las altas capacidades de moverse por sitios estrechos. Os dejo un vídeo de Laura aquí, para que podáis verlo.

Sí, lo que dice en el vídeo es real. Los pulpos tienen muy buena memoria. Se acordarán de quién se porta bien con ellos, y quién no. Se hizo una prueba, hace mucho tiempo (no se sabe con claridad la ubicación de este acontecimiento), en el cual dos cuidadores se turnaban para dar de comer a un pulpo. Uno se lo daba a buenas, mientras que el otro no. Esto hizo que, la persona que le daba la comida a malas, recibiera un chorro de agua cada vez que se acercaba a él.

¿Los pulpos se camuflan?

Os confirmo que sí, se camuflan a la perfección. Gracias a sus desarrollados ojos, captan las longitudes de onda de la luz del lugar en que se encuentra, y adapta el color correspondiente. Tal y como se puede observar en la imagen.

¿Cuál es la finalidad? Por conseguir comida, por ejemplo. Pero lo más bonito de este acto no es por esto, sino porque, en el caso de las hembras, lo usan para proteger sus huevos. En el documental “Lo que el pulpo me enseñó”, de 2020, se podía ver cómo se quedaba en una roca escondida y camuflada, sin salir a comer, para proteger a sus huevos. Cuando estos nacían, estaba muy débil, y es difícil de que sobreviva después de este duro trabajo. Es muy bonito el poder ver de lo que es capaz de hacer una madre con tal de proteger a sus hijos.

¿Qué pensáis de los pulpos después de leer todo esto? ¿Pensáis que viene de otro planeta?

Si te ha gustado este artículo sobre el pulpo:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Biodiversidad aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *