EL TÉ VERDE Y SUS EFECTOS SOBRE EL CÁNCER

Según un estudio publicado en la revista Nature Communications, un grupo de científicos ha logrado demostrar la acción destructiva que presentan ciertos compuestos químicos del té verde sobre las células cancerosas.

El compuesto estudiado se trata del Galato de epigalocatequina, el cual consiste en un tipo de antioxidante más conocido como GEGC. Los antioxidantes son sustancias capaces de captar radicales libres de oxígeno, los cuales “oxidan” las células, causándoles daños y envejecimiento. Esta captación evita los posibles daños que estos radicales producen sobre el organismo.

En cuanto al sistema celular encargado de destruir las células cancerosas, el mayor implicado en este caso consiste en el gen p53, el cual controla la producción de la proteína p53, responsable de la autodestrucción de las células que sufran un daño importante en su ADN.

Imagen: Cadena de ADN.
Imagen: Cadena de ADN (imagen figurativa, actualmente se carece de medios para fotografiar el ADN).

Sin embargo, en ciertos casos, este gen se desactiva o reduce su actividad debido a mutaciones en otras partes de la cadena genética. Los científicos han probado a aplicar sobre un cultivo de células cancerosas con inactivación del gen p53 el compuesto GEGC, buscando la reactivación de este. Durante el experimento, lograron que el GEGC se uniese al gen inactivado de forma que lo activase, produciendo la síntesis de proteínas p53, llevando a la autodestrucción de las células cancerosas.

Estos resultados no solo ofrecen un posible tratamiento a los cánceres producidos por la inactivación de este gen, sino que pueden llevar a la creación de nuevos medicamentos anticancerígenos, que serían efectivos incluso en los casos en los que los tratamientos de quimioterapia son ineficaces.

Si quieres saber más sobre este estudio, pincha en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.