¿ERIZOS HIBERNANDO, O MUERTOS?

Hace unos días, en Twitter se habló de que los erizos están empezando a hibernar. Muchos no nos esperábamos que los erizos tuvieran este comportamiento al igual que otros animales. ¿Sabemos qué es la hibernación, y por qué ocurre?

Erizo andando sobre césped.

Empecemos por el principio. La hibernación es un estado fisiológico, donde los animales reducen su metabolismo, respiración, pulsaciones e incluso la temperatura corporal. Aunque este comportamiento sea un enigma, sabemos que es una adaptación que les sirve para sobrevivir. Los animales que llevan a cabo este gran cambio en su cuerpo, lo hacen porque no están capacitados para sobrevivir al duro invierno de forma activa. Es por ello que se preparan para dormir durante esa larga temporada.

Entonces, ¿es verdad que comen mucho antes de “irse a dormir”? Efectivamente, comen de más, porque mientras hibernan no van a realizar ningún tipo de actividad, así que necesitan esa reserva para que siga funcionando su cuerpo y no mueran en el proceso.

Y las hormigas… ¿También hibernan?

Hormiga cargando un trozo de comida.

Por si os lo estabais preguntando, sí, las hormigas también hibernan. Estas preparan durante todo el año la recopilación de alimentos, y cuando llega el invierno, tapian las entradas, y se mantienen unidas para aprovechar el máximo calor posible. Además, protegen a la reina del frío.

El funcionamiento de la hibernación

Entonces, ¿por qué van acumulando comida? Aparte de que, para los animales en general, en invierno les cuesta encontrar comida, digamos que tienen un protocolo antes de empezar a hibernar, que más o menos la siguen la mayoría de animales que llevan a cabo este comportamiento.

Tal y como habéis leído, la hibernación no empieza justamente cuando empieza este estado de letargo. Todo el año, o semanas antes —dependiendo del animal— van acumulando reservas en su escondrijo, o grasa en su cuerpo. Cuando ya empieza el frío, estos animales empiezan a disminuir su temperatura corporal, señal de que es hora tomar el sueño de invierno —sinónimo de hibernación—.

Siguiendo con los erizos…

Volvamos al tema principal, los erizos hibernando. Este animal en particular no empieza la hibernación hasta que tenga el peso adecuado. Los erizos jóvenes tienen que pesar unos 700 g antes de su primera hibernación. Es curioso que los machos empiecen antes que las hembras. Dependiendo del lugar en el que se encuentren, la hibernación de los erizos ronda entre los 3-5 meses.

Erizo acurrucado en una manta.

¿Cómo podemos saber que los erizos están hibernando, y no que han fallecido? Tan fácil como acercándose a él, y ver si roncan. Sí, ¡muchos de ellos se les escucha respirar tan fuerte que da la sensación de que están roncando! Otra forma de averiguarlo es tocarlo suavemente. Si se enrosca, es porque está durmiendo, y hay que dejarlo tranquilo. Si no se moviera por nuestro contacto con ellos, implica la otra desagradable opción.

Tengamos cuidado por estas fechas, porque los erizos duermen en nidos y en zonas donde haya algo de calor y de camino a sus refugios pueden ser atropellados. También pueden estar escondidos en nuestros jardines para dormir, o incluso los podremos ver en mitad de nuestro paseo por la naturaleza en pequeñas madrigueras.

Aunque su estado de conservación sea favorable, tenemos que cuidarlos al igual que a otros animales. Es hora de dormir, y a nosotros no nos gusta que nos despierten en mitad del sueño.

Si te ha gustado este artículo sobre los erizos hibernando:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *