ESTA ARAÑA SALTARINA PUEDE SER TU MASCOTA Y ESO ES BUENO

Para la mayoría, las arañas son una molestia que conlleva gritos de terror y de asco. Pero existe un grupo en concreto de arañas que no solo está conquistando el corazón de muchos amantes de los animales, también hay quien las tiene de mascota. Se trata de las arañas saltarinas ¿Qué es lo que tienen estas arañas que tanta ternura les produce a algunos? ¿Han perdido la cabeza?

Imagen de cerca de una araña saltarina mirando directamente a cámara inclinando su "cabeza". Los quelíceros, "los dientes", de la araña tienen un color metálico iridiscente. Su cabeza es anaranjada y crema, sus patas tienen pelosidad de color crema.
Araña saltarina de la especie Phidippus regius, una hembra, en Florida. Origen: Wikimediacommons. Autor: Thomas Shahan.

Arañas saltarinas por doquier

Existen unas 50 000 especies de arañas. No es sorprendente, por tanto, que respecto a las arañas haya de todo en la viña del señor: tarántulas, arañas que tejen telas preciosas y simétricas, arañas acuáticas, arañas que imitan hormigas…

El grupo que nos concierne es el de las arañas saltarinas, que se agrupan en la familia Salticidae. Los saltícidos, además de poseer un nombre con una etimología clara —del latín saltus, salto—, se encuentran por todo el planeta. Son unas 7000 especies de arañas con unas características comunes: no tejen telarañas, son cazadoras activas y dos de sus ocho ojos, los frontales, son más grandes que el resto.

Llevando a la araña de paseo

Las arañas saltarinas combinan muchas características que las hacen buenas mascotas. Son más inofensivas que un perro o un gato, pues no tienen veneno que afecte a los humanos, ni su mordedura puede atravesar la piel en la mayoría de los casos. El alimento que requieren son pequeños insectos, prefiriéndolos vivos. Además, aunque no sea así para todo el mundo, esos grandes ojos frontales transmiten ternura y curiosidad.

Pequeña araña saltarina mirando a cámara sobre el dedo de una persona.
Pequeña araña saltarina. Origen: Facebook. Autor: David Narváez

Dado que se encuentran por todas partes, lo habitual no es comprarlas. Existen algunos criaderos, pero la mayoría que gozan de cuidarlas las consiguen de su propio jardín.

Al no poder cuidar más de una en un mismo terrario —ya que pueden ser caníbales— tener una araña autóctona como mascota no supone un gran problema para el ecosistema. De hecho, al ser animales tan pequeños, criar arañas exóticas sería más peligroso por el riesgo de escape.

Los cuidadores de arañas saltarinas encuentran fascinante su comportamiento. Las colocan en sus manos con ayuda de un pincel, rozándoles el abdomen para que se desplacen en la dirección deseada. Se caracterizan por mirar a todo lo que se mueva de frente, y cuando necesitan desplazarse rápido, realizan pequeños y ágiles saltos.

Araña saltarina, la mascota más fácil de cuidar. Origen: Youtube. Autor: Ismael Chee

Superando el miedo

La aracnofobia es uno de los miedos irracionales más comunes en las culturas europeas. Se piensa que se debe a su asociación con la enfermedad, aunque la mayoría de arañas no son de importancia médica y si lo son, ninguna es agresiva.

Con suerte, el que estos pequeños animales acaben siendo una mascota más que aparece por las redes sociales, llevará a muchos a perder el miedo. Es necesaria más divulgación que ponga de manifiesto la importancia de estos animales, así como de las serpientes, murciélagos, insectos… Para que despierten la curiosidad que merecen y no terror o asco.

Si te ha gustado este artículo sobre las arañas saltarinas como mascota:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *