HUMEDALES ARTIFICALES COMO ALTERNATIVA ECOLÓGICA A LA DEPURACIÓN DE AGUAS NEGRAS

La contaminación de las aguas y el suelo es una de las principales problemáticas que debemos enfrentar actualmente. La liberación de aguas residuales proviniente de la actividad humana altera el medio y los distintos ecosistemas. Para solventar esto, la fitorremediación propone alternativas accesibles para mitigar dichos impactos, como es el caso de los humedales artificiales.

En esta imagen podemos ver una pequeña masa de agua rodeada de un bosque de coníferas.
Imagen: Estanque.

El problema de las aguas residuales

La falta de centros de depuración de aguas residuales en viviendas aisladas, pequeñas poblaciones o explotaciones obliga a liberar aguas residuales a medio. Éstas, contienen compuestos que degradan y contaminan el medio que les rodea. Sin embargo, esto no queda ahí, pues estos compuestos contaminantes percolan en el subsuelo contaminando también aguas subterraneas de las que nos abastecemos.

La principal prioridad consiste en mantener una calidad de las aguas óptima que permita su uso público. No obstante, esto es incompatible si no hacemos una buena gestión de las aguas residuales.

¿Qué es la fitorremediación?

La fitorremediación consiste en la recuperación del medio mediente el uso de plantas. Con ella, podemos recuperar la calidad de las aguas, los suelos o incluso el aire empleando métodos que no requieran de químicos o electricidad. Como ya mencionamos anteriormente, estos métodos pueden emplear tanto plantas vasculares y algas como hongos.

¿Qué alternativa nos propone la fitorremediación?

La fitorremediación nos propone el concepto de humedales artificiales. Estos humedales emplean tanto plantas flotantes como el jacinto de agua, como plantas con rizomas como el carrizo. Consisten en un recorrido abierto por el que se hace circular el agua. Éstas aguas pasan por una serie de barreras tanto físicas como vegetales que les permiten ir perdiendo los compuestos que contienen.

Las fases de estos tratamientos son las siguientes:

  • Pretratamiento: Desbaste, dearenado y desengrasado. Esto se realiza mediante una serie de tratamientos mecánicos y decantación en piscinas.
  • Tratamiento primario: El agua se hace circular de forma horizontal por un humedal de plantas vasculares, y se promueve la nitrificación.
  • Tratamiento secundario: En este caso, el agua pasa a circular de forma verticial, lo que activa la desnitrifcación. (Eliminación de los compuestos de nitrógeno)
  • Tratamiento terciario: Se pretende la eliminación del resto de patógenos mediante el lagunaje. La incidencia de los rayos solares y la concentración de oxígeno disuelto permite eliminar patógenos de una forma muy efectiva y de nuevo, sin coste alguno.
Imagen: Juncos, empleados en humedales artificiales.

¿Son estos humedales tan viables como parece?

La respuesta es sin duda afirmativa. Este método es muy común, sobre todo en paises como Francia. Sin embargo, permite tal libertad a la hora de aplicarlo que podemos encontrar infinidad de modalidades de acuerdo a las necesidades de cada caso.

La primera gran instalación de este tipo en Europa se llevó a cabo en Flevelad, Holanda. Ésta, se proyectó para una superficie de 1 Ha con una profundidad de 40 cm. Pronto se descubrió que la planta, tal como estaba proyectada, dificultaba enormemente el trabajo de mantenimiento en el momento de llevar a cabo el mantenimiento de las plantas hasta hacerlo inviable. Más tarde, hubo que modificarse la distribución inicial pasando a un diseño en canales de 3 m de ancho y 200 m de longitud.

Por esta razón, llama la atención que 35 años después se siga cometiendo exactamente el mismo error en muchas depuradoras realizadas en España. Este error trajo como consecuencia el abandono de las instalaciones por la dificultad de mantenimiento. Además del consiguiente desprestigio de este método en particular y de los sistemas de humedales en general.

Si te ha gustado este artículo sobre los humedales articiales:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Medio ambiente aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *