EL GASTERÓPODO VOLCÁNICO

Existen películas míticas como “Atlantis”, en las que los personajes viajan bajo tierra, al lado de un volcán. Esto a veces nos lleva a reflexionar: ¿cómo podrían sobrevivir animales cerca? ¿En la vida real tenemos animales que vivan a altas temperaturas? Efectivamente, hoy conoceremos al gasterópodo volcánico, comúnmente llamado caracol volcánico.

Se observa una concha de color negro que contrasta con la piel del animal, que es de color rosada. En la base de su piel, a lo que se le llama pie, tiene una serie de escamas negras superpuestas.
Caracol volcánico. Fuente: laminasyaceros

Este ser vivo tan particular fue descubierto en 2001, no se sabe con exactitud por quién. Fue encontrado exclusivamente en tres respiraderos hidrotermales cerca de la India, en el Océano Índico.

¿Cómo puede sobrevivir a condiciones extremas?

Este gasterópodo puede sobrevivir en estas condiciones tan extremas por varias razones sorprendentes:

  • Tal y como se puede ver en la imagen superior, tiene en su pie muchas escamas. Estas son escleritas —placas endurecida de cutícula— mineralizadas con hierro.
  • Su caparazón está formado por tres capas: una interna de aragonito —forma cristalina del carbonato cálcico, el cual es muy complicado de encontrar—; una capa intermedia que es la típica de todos los caracoles; y la capa externa, formada por sulfuro de hierro.
  • En 2020 se desveló que, en su genoma, se encuentra el gen MTP, que es una proteína de tolerancia a metales.

Todo esto hace que pueda soportar las condiciones en las que se encuentra, además de darle esos colores tan característicos.

Se observa la concha de color negro intenso con algunas líneas de color marrón óxido. El animal está metido en su concha y solo se pueden apreciar las escleritas a la salida de la concha
Capa externa y escleritas del caracol volcánico. Fuente: Ecoosfera

En estas condiciones, el caracol se alimenta a través de bacterias simbióticas que tiene en su cuerpo, cuya función es realizar la transformación química para generar alimento para el caracol. Estando a 400ºC y a 2 km de profundidad, esta forma de alimentación es una gran alternativa.

¿Qué tienen en común todos los demás caracoles con este en particular? Que también son hermafroditas. Prefieren reproducirse con otros caracoles para tener variabilidad genética, pero si no encontrasen pareja, pueden optar por la autofecundación.

¿Está en peligro esta especie?

Desgraciadamente, como solo se encuentran en tres respiraderos volcánicos, podríamos decir que hay poca población. El problema está, además, cuando su mayor enemigo es la minería en dichos respiraderos.

Según Lisa Levin, bióloga de la Institución Scripps de Oceanografía, «es un paso importante para que los responsables públicos estén atentos a los posibles daños que la minería en mares profundos puede causar en la biodiversidad».

Esto implica que tenemos que concienciarnos de que hay muchas especies endémicas —es decir, propias de una zona en específico— y las tenemos que cuidar, porque cualquier daño las puede hacer desparecer. Concienciémonos de la riqueza animal que podemos percibir en el planeta.

Si te ha gustado este artículo sobre el gasterópodo volcánico:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *