HÍBRIDOS DE MAMUT Y ELEFANTE

La empresa de biociencia Colossal ha iniciado un proyecto para crear híbridos de mamut y elefante asiático. Además, para lograr esto los científicos recurrirán a la técnica de edición genética CRISPR. El CRISPR constituye una herramienta que modifica con suma precisión el ADN en los puntos escogidos.

En esta imagen vemos el mamut lanudo. Es similar a un elefante, de mayor tamaño, con pelaje marrón y largos cuernos.
Imagen: Mamut lanudo (Mammuthus primigenius)

El mamut lanudo (Mammuthus primigenius) era una mamífero hervíboro de gran tamaño que vivió en el pleistoceno y que lleva extinto 4000 años. Por su parte, el elefante asiático (Elephas maximus) se distribuye esencialmente por la India y el sureste asiático, encontrándose en peligro de extinción. No obstante, el propósito de la empresa americana Colossal es traer a la vida los mamuts en las zonas de tundra ártica.

El método para lograr los híbridos de mamut y elefante

La manera de poder conseguir “revivir” esta especie, es mediante el CRISPR. Con esto, se insertarían secuencias de ADN extraídas de fósiles y pelo de mamut en el genoma de los elefantes asiáticos. No obstante, esto daría como resultado híbridos de mamut y elefante. Dicho proceso es viable ya que los elefantes asiáticos poseen un 99,6% de ADN similar al del animal extinto.

Tras este proceso, los embriones tendrían una madre sustituta o se desarrollarían en un útero artificial. Por lo tanto, si todo va según lo planeado, en seis años se conseguiría el primer par de híbridos. Sin embargo, para lograr esto lo primero es secuenciar el genoma del mamut a partir de un espécimen bien conservado, por ejemplo uno congelado en permafrost.

En esta imagen vemos un elefante asiático, es de menor tamaño que el mamut y el elefante africano. su piel es de color grisaceo.
Imagen: Elefante asiático (Elephas maximus)

Tras ese primer paso, se comparará el genoma con el de los elefantes asiáticos para identificar que partes del ADN adaptan los mamuts al frío. Por ejemplo, el pelo, las capas de grasa o la sangre tolerante al frío. Tras eso, se añadirá el material genético a las células madre del elefante asiático, se usará el CRISPR y se implantará en un óvulo de elefante asiático.

Beneficios en el ecosistema

Los pastos helados de las tundras árticas se encuentran llenos de musgo. Los ecologistas rusos ya han implantando en Siberia bisontes, alces y búfalos para recuperar lo perdido por los asentamientos humanos. “Nunca antes la humanidad ha podido aprovechar el poder de esta tecnología para reconstruir ecosistemas, sanar nuestra Tierra y preservar su futuro a través de la repoblación de animales extintos”, afirma Lamm, consejero delegado de Colossal.

Y es que la implantación de los mamuts en las tundras permitiría una recuperación de los ecosistemas mucho más eficiente. Estos se encargarían de deshacerse del musgo que pobla las tundras árticas. Además, derribarían árboles y podrían fertilizar el suelo con sus excrementos para revitalizar los pastos helados. Con esto se restauraría un hábitat degradado y se combatirían los impactos del cambio climático, mejorando la situación actual.

Si te ha gustado este artículo sobre los mamuts:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí.
  • Recuerda seguirnos en nuestra cuenta de Instagram.
  • También puedes acceder a nuestro perfil de Twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.