HISTORIA DE UN PUEBLO SIN VIDA

Minas del Horcajo tuvo más de 5.000 habitantes y fue un referente en la actividad minera

La despoblación es una enfermedad que no cesa y ataca a la España vaciada. Esta es la historia de un pueblo que no quiere quedar en el olvido. Los testimonios de las pocas personas que siguen viviendo allí cuentan las dificultades que sufren, pero también la tranquilidad con la que viven. Así es la vida en Minas del Horcajo, su antes y después cuando se quiere hacer desaparecer su historia.


Miércoles de diciembre por la tarde. El tiempo amenaza con lluvia. Hoy en día, viven en Minas del Horcajo tan solo siete personas, entre ellas Pilar Rodríguez, una señora mayor que se encuentra en la puerta de su casa. Vive en este pueblo desde hace 10 años y cuenta cómo es la vida en él. “Estamos muy solos, aquí no hay nada. Solo tenemos luz, agua y teléfono, además, carecemos de médico y tenemos que desplazarnos para ir al hospital. Te mentiría si te dijese que la aldea está bien cuidada”. Pablo Fournier, vecino de la aldea, dice que es una dificultad acceder al camino que lleva hasta la localidad por el desgaste que tiene.

Los vecinos se quejan de la dejadez que sufre Minas del Horcajo, pero aseguran que es un pueblo muy tranquilo: “Tenemos lo necesario y nos apañamos con lo que hay”, afirma Pilar. Durante la época veraniega es cuando la localidad cobra vida, llega gente para desconectar de las ciudades.

Minas del Horcajo es una pedanía perteneciente a Almodóvar del Campo que se encuentra enclavada en plena Sierra Madrona, al sur de la provincia de Ciudad Real. Entre los pocos habitantes que quedan, cargando la leña para la fría noche de la sierra, se encuentra Pablo Fournier (Extremadura, 67 años), lleva viviendo en el pueblo dos años tras comprar y remodelar una casa. Vivía en Madrid desde los 15 años y solía ir a Minas del Horcajo alguna que otra vez. Cuando se jubiló, se mudó definitivamente allí. “Queríamos más tranquilidad, el estrés de la ciudad es enorme”, cuenta Pablo mientras se escucha el ruido de fondo del AVE que atraviesa la sierra a esa hora. La historia es fundamental para entender la situación actual de despoblación que sufre y la importancia minera que tuvo Minas del Horcajo.

Reportaje audiovisual de la situación actual de Minas del Horcajo. Fuente: Guillermo R. Durán

El esqueleto de un legado

En 1858 se descubren las minas de galena argentífera en El Horcajo. En 1879, se produce un crecimiento continuo de la población a causa del auge de la actividad minera en el pueblo. Según el libro Minas del Horcajo: la aldea olvidada, en el año 1900, habitaban algo más de 3.974 personas e incluso hay especulaciones de llegar a más de 5.000 residentes. Existía un trasiego importante debido a su relevancia minera. “Esto era impensable para un pueblo manchego de esa época. Solo disponían de ello grandes ciudades como Puertollano o Ciudad Real”, dice José Félix Fernández, ingeniero técnico de Minas y máster en Gestión de Patrimonio Histórico.

Panorámica de Minas del Horcajo en 1895. Fuente: Libro Minas del Horcajo: la aldea olvidada

A finales de 1960, aproximadamente, se cierra el movimiento minero por el agotamiento de minerales y desaparece toda la actividad del pueblo. La empresa Unión Explosivos Río Tinto compra estos terrenos y decide derrumbar la aldea entera para impedir su repoblación en un futuro. Además, la aldea se encuentra dentro de una finca privada, por aquel entonces la segunda más grande de España, que con el tiempo pasa a manos del Duque de Baviera y el programa de RTVE ‘Línea 900’, graba la situación complicada que se vivía en aquel momento. “A raíz de ahí la situación cambia”, cuenta José Félix.

Más tarde la finca quedó a cargo del Duque de Westminster y en la actualidad existe mucha protección en ella por las especies cinegéticas que tiene. José Félix asegura que para fijar población en la zona tiene que haber un plan de viabilidad y ayudas económicas de empresas privadas que colaboren con el Ayuntamiento de Almodóvar, ya que “a base de subvenciones no funciona”.

Minas del Horcajo fue un hito en la minería, incluso ingenieros de minas de París, los más importantes del siglo XIX, tenían como visita obligada este pueblo para aprender. “Esta pedanía de Almodóvar del Campo, tiene un patrimonio de arqueología industrial espectacular. Es de lo mejor que tenemos en Castilla-La Mancha”, declara José Félix. Allí se probaron las metodologías más modernas y las técnicas mineras más vanguardistas.

Para llegar a Minas del Horcajo hay que cruzar un túnel de 1 km que une el siglo XXI con el siglo XX, por ello conocer la lucha de vecinos como Pilar o Pablo es la muestra de un pueblo que no quiere quedar en el olvido.

Si te ha gustado este artículo sobre la despoblación en Minas del Horcajo:

  1. Puedes acceder a más de la categoría Cultura y Opinión aquí.
  2. Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  3. También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *