LA CONTAMINACIÓN DE NUESTRAS AGUAS

En Europa los principales contaminantes del agua provienen de las industrias. Aun así existen muchas más causas que pueden ser perjudiciales para el ecosistema, la actividad humana y nuestra salud.

La Ley de Aguas establece que la contaminación del agua se debe a acciones y efectos de introducir materias o diferentes condiciones que implican una variación perjudicial de su calidad, para su papel en el ecosistema o en relación a sus usos.

Según la Directiva Marco del Agua, la UE tiene más de 100.000 masas de aguas superficiales. El 80% pertenece a los ríos, el 15% a los lagos y el 5% son aguas costeras y de transición. El 60% de las aguas europeas no llegan al estado ecológico mínimo.

Imagen: consecuencias por la contaminación
industrial

El estado químico, de aproximadamente el 25% de las aguas subterráneas, es deficiente, debido a la actividad humana. Lo más preocupante es que se desconoce el estado exacto del 40% de aguas superficiales. Da a entender que los Estados miembros de la UE no mantienen un seguimiento apropiado.

Las principales causas de la contaminación de las aguas

Los principales contaminantes del agua que se conocen son los artificiales o antropogénicos, como resultado de las actividades humanas. Pero el agua también puede ser contaminada por fuentes naturales, resultado del dinamismo de la tierra, por la actividad geofísica y por las fases del ciclo del agua.

Según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, las principales actividades humanas que contaminan el agua son:

  • Vertidos urbanos: Debido al sistemas de vertido de aguas residuales (pozos  negros o fosas). También por las actividades domésticas, el turismo, vertederos de residuos sólidos urbanos…
  • Vertidos industriales: Por las aguas y líquidos residuales industriales, almacenamiento de materias primas y su transporte , desechos sólidos, humos, fugas… Este es el caso de uno de los ríos más contaminado del mundo.
  • Vertidos agrícolas y ganaderos: Sobre todo por el uso masivo de abonos químicos y pesticidas.

Con todo esto las aguas acaban acumulando microorganismos patógenos, desechos orgánicos, sustancias químicas inorgánicas, contaminantes térmicos, nutrientes vegetales inorgánicos, sustancias radiactivas, sedimentos y materiales suspendidos…

¿A qué conlleva?

La mayoría de contaminantes ayudan a que prosperen enfermedades. Y asimismo la proliferación de bacterias produce el agotamiento del oxígeno, haciendo del agua inhabitable.

Imagen: Pez muerto en la orilla

Supone una de las principales causas de muerte de los niños en países subdesarrollados. También supone un riesgo para la salud pública. Tanto de forma directa como indirecta:  

  • Directa. Al ingerir agua contaminada, de abastecimientos de grandes poblaciones o de pozos contaminados.
  • Indirecta. Puede transmitirse a través de alimentos contaminados por el riego de aguas residuales. Por ejemplo, los insectos que se reproducen en el agua, pueden transmitir enfermedades, como la fiebre amarilla. Y los moluscos, pueden retener gran cantidad de polivirus del agua, al ingerirse pueden ser perjudiciales.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí.
  • También puedes acceder a nuestro canal de YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.