La hibernación humana en viajes espaciales, cada vez más futurista

Necesitaríamos consumir ingentes cantidades de calorías para poder sobrevivir al letargo

Imagen de archivo que representa el futurista estado de hibernación forzada de humanos en cápsulas espaciales.
Fuente: Indves.com.mex

El estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B; llevado a cabo por tres científicos chilenos, señala la hibernación humana como algo propio del Hollywood más futurista. Con la pérdida de dos kilos al año durante el letargo; un viaje más lejano de la Luna se vuelve inviable debido a la aritmética humana sobre valores isométricos medios.

Los expertos del Instituto Milenio de Biología Integrativa y la Pontificia Universidad Católica de Chile constataron la relación entre masa corporal y gasto energético durante la hibernación. Según informa Science Alert sobre sus investigaciones, existe un nivel mínimo de metabolismo que permite que las células persistan en condiciones frías y de hipoxia.

En animales de gran tamaño, como los humanos, se atisba un ahorro de energía “insignificante”, semejante a un estado de reposo. Por contraparte a los mamíferos más pequeños, donde sus temperaturas corporales caen en picado y su metabolismo, latencia y respiración se contraen. Permitiéndoles reducir su gasto metabólico basal hasta el 98%.

“La Escala del Gasto Energético Diario de Hibernación (DEEH), cubre un rango de cinco órdenes de magnitud en masa. Descubrimos que la DEEH escala isométricamente con la masa, lo que significa que un gramo de murciélago en hibernación tiene un metabolismo similar al de un gramo de oso, 20 000 veces más grande”.

¿Por qué hibernan los osos? Redefinición de la energía de escala de la hibernación. Por Roberto F. Nespolo, Carlos Mejías y Francisco Bozinovic.

Suposiciones y practicismos

Cuando veamos a Ellen Ripley entrar en el híper sueño en “Alien”, o a su homólogo moderno, Jim Preston en “Passenger”, tendríamos que hacernos la siguiente pregunta: ¿Por qué no han adelgazado? Pues deberían.

Teniendo en cuenta que los murciélagos pierden más de una cuarta parte de su peso tras la homeostasis; o como se atiborran los osos antes de esperar a que pase el invierno, los humanos desde luego no somos un caso aparte.

Siguiendo los cálculos de los expertos: ante la necesidad de unos doscientos kilojulios, y la pérdida de unos seis gramos diarios, esto resulta en dos kilos menos al año. Durante la travesía de un par de décadas, aproximadamente lo que duraría un viaje hasta otro planeta, esto solo deja la opción de “despertar” cada cierto tiempo para alimentarnos a base de grasas.

En 2019, según New Scientist, la hibernación artificial humana fue puesta en práctica por primera vez, con éxito, mediante la sustitución de su sangre por una solución salina fría. De apariencia futurista, la verdadera intención era más noble: “ganar tiempo para una cirugía de emergencia con pérdida severa de sangre y paro cardíaco”; la cuál, tuvo éxito.

The Guardian publicó poco después la consecuencia negativa en la que las células de los pacientes pueden dañarse a medida que se calientan después de la cirugía. “Quiero dejar en claro que no estamos tratando de enviar personas a Saturno”, dijo Samuel Tisherman, uno de los investigadores principales.

Si te ha gustado este artículo sobre la hibernación humana, cada vez más futurista:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Avances en Ciencia aquí
  • Visita nuestras redes sociales aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *