LA INFLACIÓN DESINFLA LA ECONOMÍA

La inflación en España alcanzó en noviembre de 2022 una subida del 6,8%

Los hogares españoles dan la bienvenida a la época navideña, fechas caracterizadas
por un consumo masivo. El coste de los productos de la cesta de la compra sigue
encareciéndose como consecuencia de la guerra de Ucrania y los efectos de la crisis del
covid-19. La situación es común a otros países europeos a pesar de que en nuestro país sus
efectos no tienen tanta magnitud

La cesta de la compra se llena cada vez con más productos y menos presupuesto debido a la inflación en España
La cesta de la compra se llena cada vez con más productos y menos presupuesto
Fuente: La Nueva Crónica

La inflación golpea especialmente a las familias españolas con pocos recursos. Aunque en el
mes de noviembre los niveles han caído un 6,8%, el Índice de Confianza del Consumidor
(ICC), que mide las expectativas de comportamiento de los consumidores, arroja unos datos
bastante preocupantes. En noviembre la cifra se situaba en el 60,5%, lo que supone 24,1
puntos menos que en el mismo mes del año anterior. Esto se traduce en que los consumidores
tienen una visión pesimista de las expectativas del futuro y valoran negativamente el 2022.
En una nota aclaratoria, el INE asegura que el contexto de este año es “especial y atípico”
porque la economía española aún sufre los efectos de la crisis por el covid-19 y la guerra en
Ucrania.

La inflación en Europa

La inflación no es un fenómeno exclusivo de España. Según Juan Aníbal Núñez Carrasco,
profesor de Macroeconomía de la Universidad de Málaga, también se está dando un aumento
de la inflación en el resto de Europa. “La inflación es un fenómeno generalizado pero en cada
país tiene una connotación distinta”, explica Núñez Carrasco. Las causas son principalmente
el incremento de los precios energéticos, la política monetaria restrictiva del Banco Central
Europeo (BCE) y las políticas fiscales expansivas que están llevando a cabo los gobiernos de
Europa. En cuanto a las consecuencias, el profesor de Macroeconomía cree que en España no
se va a llegar a los niveles de inflación que están experimentando otros países europeos. De
hecho, según Trading Economics, el IPC de alimentos en España se sitúa en el 15,4% y está
por debajo de la media europea (17,2%). El país del continente con el IPC más alto es
Hungría (47,1%) y el dato más bajo lo tiene Irlanda (10,6%).

En nuestro país, a corto plazo se podría dar un menor crecimiento económico que en
años anteriores y un incremento en la tasa de desempleo. El factor que relaciona la situación
en los países europeos es la misma política monetaria organizada desde Frankfurt y el
problema energético. Este último no está afectando de manera directa a España puesto que el
país depende en su mayoría del gas argelino y no del ruso. Por el contrario, los países del
centro y este de Europa como Alemania, Polonia o Rumanía sí que van a verse bastante
afectados.

El efecto en el consumidor

Una encuesta de la OCU realizada a finales de abril de este año concluye que un 75% de los encuestados han tenido que variar sus hábitos de consumo debido a la inflación en España. En lo referente
a la alimentación, se han empezado a comprar marcas más baratas, ya no se demandan tanto
algunos productos no esenciales y se compra menos pescado y carne. Incluso algunos
reconocen que han recortado gastos de actividades sociales. Los expertos de Caixabank
Research opinan que el precio de la cesta de la compra va a seguir subiendo hasta marzo de 2023.

En cuanto a la energía, algunos encuestados están teniendo problemas para pagar la
factura de la luz o han tenido que tener la calefacción más baja para ahorrar energía. Hay
quien incluso reconoce que ha tenido que apagar electrodomésticos y ha evitado usar el coche
por el alto coste de los carburantes. Con respecto a la guerra en Ucrania, la mayoría piensa
que la subida de precios ya estaba en auge antes de que empezara el conflicto pero hay
algunos que opinan que sí ha afectado en sus hábitos de consumo.

A todo esto, el gobierno español ha puesto sobre la mesa distintas medidas. Se ha
descartado una bajada del IVA porque la fruta, la leche y la verdura ya tienen un tipo súper
reducido. Topar los precios tampoco es viable puesto que, tal y como afirma Luis Planas,
Ministro de Agricultura, la legislación no lo permitiría. Otra posible solución sería distribuir
cheques de ayuda para las familias con menos recursos e instar a las distribuidoras a moderar
los precios, pero los supermercados ya están haciendo unos esfuerzos ingentes, asegura
Ignacio Magarzo, director de ASEDAS (Asociación Española de Distribuidores,
Autoservicios y Supermercados). Yolanda Díaz afirma: “Ya vamos a comprar con miedo”.

Si te ha gustado este artículo sobre la inflación en España:

  1. Puedes acceder a más de la categoría Nacional aquí.
  2. Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  3. También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *