La población china se revoluciona ante las estrictas medidas COVID-19

Han pasado dos años y medio desde el inicio de la pandemia y la potencia asiática parece no cambiar sus reglas

China es conocida por ser un país muy restrictivo con sus habitantes, llegando al punto de la política de hijo único, que en 2015 se cambió por dos hijos por pareja. Y la pandemia no fue una excepción. Gracias a sus políticas de cero COVID-19, consiguió tener menos contagios si se compara con el resto de países. Sin embargo, después de tres años la población se ha cansado. China lleva 30 años sin este tipo manifestaciones, desde las estudiantiles de 1987, que acabaron con la masacre de Tiananmén, por lo que estas manifestaciones contra las medidas COVID-19 son un reto para el gobierno de Xi Jinping.

Situación actual de las medidas anti-COVID-19 en China

Concentración de personas esta pasada semana por la muerte de las 10 personas en el incendio del edificio. EL PAÍS. MARK R. CRISTINO.

Las medidas tomadas por el Gobierno chino pueden ser cuestionables. Las manifestaciones empezaron a extenderse cuando un edificio salió ardiendo y murieron 10 personas que estaban confinadas. Muchas de las puertas de los edificios están blindadas para que los que no se pueda salir durante el confinamiento.

Las vacunas proporcionadas en China por Xi Jinping no han sido de gran eficacia, por lo que todavía hay grandes grupos de la población que se siguen contagiando. Han bajado las tasas de vacunación de la población mayor de 60 años, y el país posee un sistema de salud débil por lo que se sigue defendiendo el confinamiento y el uso de las PCRs diarias a las que se tienen que someter. Durante el XX Congreso del Partido Comunista, el presidente subrayó en la importancia de seguir con las medidas contra la COVID-19, a pesar de las esperanzas de la población de que dichas medidas se relajasen.

La respuesta adquirida por la policía ha sido severa. Cientos de manifestantes han sido arrestados, incluyendo a periodistas que cubrían las manifestaciones. El cámara asignado para cubrir las manifestaciones para la BBC fue golpeado y arrestado por la policía china, y estuvo retenido durante horas. También durante los informativos de La 1 la policía china le llamó la atención a la corresponsal pidiendo que dejen de grabar, llegando a tirarles la cámara. No solo han impedido que graben los periodistas, sino que también a la población. Ha habido casos en los que les han quitado el teléfono a los ciudadanos, llegando incluso a borrar las fotos y los videos ellos mismos.

Consecuencias económicas de las manifestaciones

China es responsable de la mayor producción mundial. Tras la huelga en la fábrica de elementos de Apple por haberles dicho de mudarse dentro de la fábrica y así respetar las medidas de confinamiento. Ésto ha provocado un parón en las fábricas, y por ende un parón en la producción mundial. Esto ha hecho que tenga consecuencias económicas y estalle la Bolsa. El descenso empezó en la jornada de este lunes y el mayor ha llegado a una bajada del 1,98 %. Este desdenso se ha dado a pesar del silencio en el que se encuentran los medios de comunicación chinos.

Imagen de la Bolsa china. ANDBANK.

Si te ha gustado este artículo sobre las manifestaciones anti-covid chinas:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Internacional aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *