LA PROBLEMÁTICA DEL CORAL ROJO

Esta especie de coral se encuentra amenazada por la sobreexplotación, el calentamiento global y la acidificación de las aguas.

Fotografía de colonia de coral rojo. Fuente: Gbif.

Características

Pertenece a la familia Coralliidae. Significa “hija del mar”. Presenta un esqueleto calcáreo duro. Su color rojo se debe a la presencia de sales de hierro en su estructura de carbonato cálcico. Las ramas están formadas por pólipos blancos translúcidos, cada uno con ocho tentáculos altos y ramificados que parecen colonias de árboles. 

¿Sabias que?

Se creía que era un arbusto marino que al sacarlo del agua se endurecía, por lo que se le llamaba árbol de piedra o Litodendrum.

Los corales rojos habitan en aguas profundas, hábitats de fondos rocosos, donde hay fuertes corrientes. 

Los corales rojos tienen las colonias de los machos y las hembras separadas. Las colonias de Corallium crecen a un ritmo lento de menos de un centímetro al año, no alcanzan la madurez hasta que tienen de 7 a 12 años de edad y pueden vivir hasta 100 años.

Amenazas

Los corales rojos han sido capturados por más de 5.000 años, en el pasado algunos creían que tenía poderes mágicos como vencer el mal y proteger los cultivos, se utilizaba como un antídoto contra el veneno y para el tratamiento de otras enfermedades. Hoy en día millones de artículos se comercializan internacionalmente como joyas y objetos de arte; dando lugar a que la sobreexplotación representa la mayor amenaza para este coral. Estadísticas globales muestran un patrón de nuevas colonias que se descubren y rápidamente se agotan. De 1950 a 2001, la abundancia de especies del Mediterráneo y del Pacífico se redujo rápidamente después de la sobreexplotación. La captura de Corallium rubrum en el Mediterráneo  provocó que se redujera en un 66 por ciento entre 1986 y 2001 y las poblaciones del Pacífico más occidental se agotaron en un plazo de cuatro o cinco años después de su descubrimiento.

Los corales rojos también son propensos a las amenazas producto de las actividades humanas. Esto incluye la contaminación, la sedimentación, el buceo recreativo y la degradación del hábitat por la pesca de arrastre de fondo.

Actualmente

Durante la prohibición de captura, se llevarán a cabo labores de investigación para evaluar la situación actual de un recurso cada vez más escaso. Si bien la pesca de coral rojo ha ido descendiendo con el paso de los años, se trata de un organismo muy delicado, debido, entre otros factores, a su lentitud de crecimiento y a las dificultades para su expansión en otras colonias.

La medida se ha tomado como precaución; basándose en el enfoque ecosistémico que establece la Política Pesquera Común, al considerarse una especie en peligro de extinción, como aparece en la Lista Roja de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

A partir de los resultados que se obtengan hasta abril de 2022, se tomará en consideración si continuar con la veda, o si se vuelven a emitir licencias para la captura de esta especie.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • ¡También puedes comentar el artículo en el foro
  • También puedes acceder a nuestro canal de YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.