LA “VACA DE AGUA”: EL MANATÍ

Hoy, 7 de septiembre, es el día internacional del manatí. ¿Lo conocéis? Si no es así, estáis a tiempo. ¡Vamos allá!

Imagen: Manatí

Antes de nada, os preguntaréis: ¿por qué se ha ganado ese mote? Pues resulta que les gusta mucho pastorear por el lecho marino. Sí, pastan como las vacas. No solo eso tienen en común, sino que además son unos exploradores innatos, y les gusta estar en pequeños grupos (aunque al poco tiempo se separen porque quieren seguir explorando su entorno).

Aunque se consideren los únicos mamíferos que optan por la dieta herbívora, siempre se llevan pequeños peces y moluscos, accidentalmente, que quedan escondidos entre el césped marino. Y gracias a la dieta que tienen, parece ser que generan mucho gas por la digestión de la misma, permitiendo que floten con mayor facilidad.

Esto último les da facilidad para subir a flote para respirar. Puesto que son mamíferos, necesitan emerger para tomar un respiro. En reposo pueden mantenerse hasta 20 minutos debajo del agua.

A los manatíes se les pueden encontrar en las aguas calientes de América y África en zonas costeras y en estuarios (zonas donde se une el río y el mar) . Aunque sean capaces de tolerar el cambio de salinidad, no soportan el frío.

Cambiando un poco de tema, hay que reconocer que esta especie le gusta ir tranquila allá a donde va. De manera tranquila no alcanza ni los 8 km/h, mientras que si se espabila, alcanza los 30 km/h. Esta tranquilidad no queda en el desplazamiento, también en su reproducción. La gestación es de 13 meses, y cuando nace el pequeño manatí, se queda pegado a la madre 1-2 años antes de querer partir su propia aventura.

Imagen: Manatí

Los recién nacidos pesan cerca de los 30 kg y miden 1m aproximadamente, pero cuando se hacen adultos… ¡Miden 4 m y pueden llegar a pesar hasta una tonelada! Qué barbaridad.

Por todo lo que tiene el propio manatí, como hemos visto, se ve comprensible que no tengan depredadores, pero desgraciadamente los humanos se aprovechan de su carne y de su piel para hacer abrigos.

Según la Ley de Especies en Peligro en Extinción de 1973 en E.E.U.U. se declaró prohibida la captura, acoso y dañar esta especie. También están protegidos por la Ley de Santuario para los Manatíes en 1978. Gracias a estas leyes (entre otras) y la iniciativa de la sociedad con diversos proyectos de conservación, hoy día la especie se considera no extinta.

Para darse a conocer esta especie, no solo han estado estos proyectos, sino también escritores y empresas de videojuegos…

Julio Verne, en su libro “20.000 leguas de viaje submarino”, tiene un capítulo (o más, tendréis que leerlo para descubrirlo) de su libro dedicado exclusivamente para el manatí, donde explican su forma de vida, mientras intentan cazar uno para su supervivencia.

La empresa Riot Games (sí, lo que estáis leyendo) en una temporada de League of Legends quisieron introducir en el día de los inocentes a un campeón nuevo: un manatí llamado Urf. Conforme se acercaba el momento, muchos jugadores ansiaban tenerlo, pero a pocos días argumentaron que Urf fue comido por Warwick (otro campeón del LoL). Para no defraudar a sus jugadores, sacaron por tiempo limitado una skin de Warwick. Más tarde, sacaron un modo de juego llamado “Ultra Rapid Fire”. Cuando se entra a este modo de juego, si se está atento, se pueden ver diversos manatíes por el mapa.

Espero que hayáis aprendido mucho de esta especie que, aunque parezca que es poco conocida, grandes empresas (o personas) las ha dado a conocer.

Si te ha gustado este artículo sobre el manatí:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Biodiversidad aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.