LOS OJOS DE ORO DE LA NATURALEZA

La naturaleza presenta las invenciones más bellas y extrañas de la Tierra. Puede unir a dos seres vivos en un solo organismo, y hacer que estos parezcan miles de ojos, con sus pestañas doradas, posados sobre un tronco. Unos pequeños ojos de oro que vigilan el bosque y adoran la lluvia.

Imagen: se observan dos círculos amarillos en forma de cuenco, en cuyo borde presentan prolongaciones que parecen pestañas. De fondo se ven las ramificaciones verdes del liquen
Macro de apotecios de ojos de oro (Fuente: iNaturalist (jose_rasero))

¿Cuándo y dónde encontrarlos?

La especie Telochistes chrysophthalmus, cuyo epíteto específico —”chrysophthalmus“— significa literalmente “ojos dorados”, es un liquen fruticuloso que frecuenta las zonas más lluviosas de la Península Ibérica. Suele presentarse en bosques con cierta densidad de árboles, donde acostumbra a crecer sobre las cortezas de los mismos.

Aunque esta especie está presente todo el año, los ojos de oro se avista sobre todo en marzo y abril, coincidiendo con los meses de mayor cantidad de lluvia.

Pero… ¿Qué es un liquen?

Los líquenes son organismos que se forman por la unión entre un alga y un hongo. Esta unión es beneficiosa para ambos ya que cada uno aporta algo:

  • El alga realiza fotosíntesis y aporta materia orgánica al hongo para su alimentación.
  • El hongo es capaz de recoger agua y nutrientes para la planta y también evita su desecación, además de que le aporta una estructura donde mantenerse.

Este fenómeno de colaboración se llama simbiosis, y la unión entre ellos es esencial para su supervivencia: si se separan, no pueden sobrevivir de forma individual y acaban muriendo. 

Identificación

Los líquenes generalmente son difíciles de identificar, pero hay características como el color o la forma de sus estructuras reproductivas que ayudan a ello. Sus estructuras reproductivas se llaman apotecios. Tienen forma de cuenco y en su interior se alojan las esporas del hongo.

Sabiendo esto, los ojos de oro son fácilmente reconocibles ya que tienen apotecios amarillos o anaranjados, con unos característicos filamentos en el borde que se asimilan a pestañas.

Imagen: se ven ramificaciones de un color verde vivo acompañados de numerosos apotecios naranjas. Todos ellos tienen filamentos en su borde. Estos filamentos también se encuentran en zonas donde va a empezar a crecer el apotecio.
Macro de ojos de oro (Fuente: iNaturalist (Ken-ichi Ueda))

A diferencia de algunos líquenes que se encuentran incrustados sobre piedras, estos se alzan un poco sobre su sustrato, pareciendo un arbusto. Es por ello que también se clasifica como liquen fruticuloso.

Su tamaño es bastante pequeño, de entre 1-5 cm, pero sin duda es fácil de encontrar. Su color anaranjado tan brillante es destacable frente al fondo oscuro de los troncos de los árboles.

La humedad en los líquenes

Estos líquenes necesitan de bastante humedad para poder reproducirse ya que solo cuando están hidratados desarrollan los apotecios. Cuando pasan algo más de un día sin humedad, sus estructuras reproductivas se retraen y el liquen queda solo con su estructura básica en forma de arbusto.

Imagen: se observa ramificaciones del liquen de un color amarronado-grisáceo.
Ojos de oro poco hidratado, con algunas estructuras reproductivas desapareciendo (Fuente: iNaturalist (carlosgr99))

¿Cómo se forma un liquen?

Para saber cómo funciona, antes necesitamos saber que los hongos se reproducen por esporas. Estas esporas son pequeñas partículas que, una vez que captan la suficiente humedad, germinan y crecen.

En algunos casos, crecen mucho y, cuando van a reproducirse, generan las llamadas setas que conocemos. En este caso, los hongos son mucho más pequeños e inicialmente no son visibles a simple vista.

Cuando un hongo germina, comienza la búsqueda de un alga indicada con la que asociarse. Al encontrarla, se genera un proceso de invasión en el que el hongo se introduce en las células del alga, generándose al final esa estructura macroscópica y colorida que conocemos como liquen.

Muchos científicos están enfrentados, empeñados en clasificar a estos seres ¿son dos organismos? ¿Son solo uno? La verdad es que está por determinar. Lo que sí sabemos es que las cosas más pequeñas de la naturaleza pueden albergar gran belleza.

Si te ha gustado este artículos sobre los ojos de oro:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencias aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *