MAMÍFEROS ADORABLES PERO VENENOSOS

Existe una serie de mamíferos peludos que pueden parecer adorables, pero son venenosos. Hay ciertos reptiles, anfibios o peces, que la comunidad científica sabe que pueden ser venenosos. No obstante, no se había considerado la posibilidad de mamíferos venenosos.

En la imagen vemos un ornitorrinco, uno de los animales adorables pero venenosos. Tiene pico de pato y cola de castor. Pelaje marrón.
Imagen: Ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus). Fuente: www.istockphoto.com (Kevin Wells)

Este hallazgo llevó a los científicos a estudiar las características de la toxina en los mamíferos. Esta suele ser poco habitual y en su mayoría, inofensiva para los humanos. En primer lugar, los estudios realizados al respecto se han centrado en intentar comprender las funciones del veneno. Por otro lado, interesan sus implicaciones en la evolución y en la fisiología, lo cuál les ha supuesto un reto.

Estos sistemas de almacenamiento y de expulsión de veneno se consideran adaptaciones claves . Además, dichas toxinas facilitan la depredación y defensa, y también la competencia entre los individuos de una misma especie.

Se ha mencionado que cuatro órdenes incluyen mamíferos adorables pero venenosos. En primer lugar el orden Eulipotyphla, donde se encuentran algunas musarañas y solenodontes. Monotremata, como los ornitorrincos. Primates, como los loris perezosos y pigmeos. Y murciélagos vampiro dentro de la Chiroptera. Por otro lado, los investigadores descartan la posibilidad de un mismo origen evolutivo. Esto se debe a que cada uno de estos mamíferos presenta una estrategia diferente para usar y administrar su veneno.

Casos de mamíferos venenosos

En el caso de las musarañas destacan las de cola corta (Microgale brevicaudata) y los solenodontes de La Española (Solenodon paradoxus). Los dos tienen un sistema de veneno oral. Su saliva es venenosa, lo que les permite paralizar y someter a sus presas, principalmente pequeños invertebrados. Las glándulas submaxilares expulsan el veneno hasta la base de los incisivos inferiores, donde está la saliva.

Por su parte, los ornitorrincos (Ornithorhynchus anatinus) macho son capaces de inyectar veneno mediante los espolones de sus patas traseras. La función del veneno en los ornitorrincos es como un arma debido a la selección sexual. Las glándulas crurales producen la toxina, y mediante un conducto llega al espolón de sus patas traseras.

En la imagen vemos un lori perezoso de Bengala, otro de los animales adorables pero venenosos. Es de pelaje blanco y naranja con saltones ojos marrones.
Imagen: Lori perezoso de Bengala (Nycticebus bengalensis). Fuente: www.istockphoto.com (Freder)

Respecto a los primates, destacan los loris perezosos, como el de Bengala (Nycticebus bengalensis) o de Sonda (Nycticebus coucang). Tanto los loris perezosos como los loris pigmeos (Nycticebus pygmaeus) tienen una leve inflamación en su codo que está libre de pelo, la glándula branquial. Los dos, utilizan las toxinas para defenderse. Estos animales lamen la glándula de su codo, cargando por tanto sus afilados dientes de un veneno anafiláctico. Además, cuando se sienten en peligro, la glándula secreta un líquido de olor fuerte.

Entre los murciélagos vampiro se diferencian tres especies. Estas son: el vampiro común (Desmodus rotundus), el vampiro de patas peludas (Diphylla ecaudata) y el vampiro de alas blancas (Diaemus youngi). Estos murciélagos se alimentan solo de sangre. El veneno llega mediante la saliva después de morder y evita que la sangre se coagule, además de dilatar los vasos sanguíneos.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • Visita nuestro perfil de Instagram haciendo clic aquí.
  • También puedes acceder a nuestra página de twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *