MIAMI CAMBIA LAS PALMERAS POR ÁRBOLES

Imagen: paisaje de la ciudad de Miami.

La iniciativa lanzada por el ayuntamiento de la ciudad de Miami Beach (Florida)  pretende cambiar de sitio las icónicas palmeras por árboles de sombra. 

De hecho, ya cuentan con más de mil nuevos árboles plantados de los 5.000 previstos por el proyecto de reforestación. Tiene una financiación de cinco millones de dólares, según Efe Elizabeth Wheaton, directora del Departamento de Medioambiente y Sostenibilidad de esta ciudad.

Según el extenso Plan Maestro de Silvicultura Urbana (UFMO) de Miami Beach, escrito en 2020. El objetivo para los próximos 20 años es aumentar de 17 a 22 % el arbolado de sombra y reducir o sustituir el número de palmeras en las zonas públicas.

Wheaton comunicó que el número de palmeras no debe superar el 25 % del arbolado. El UFMP está llevando a cabo las mejores prácticas de gestión para la adaptación de árboles de sombra. Los cuales son resistentes a enfermedades o amenazas climáticas tales como el aumento del nivel del mar, la intrusión de agua salada y el aumento de la temperatura.

No será una tala indiscriminada

No será una tala indiscriminada ni el fin de estas plantas. Los planes de la comisión del ayuntamiento contemplan el traslado, retirada o reubicación de 1032 palmeras a zonas de playa, carreteras, parques públicos e incluso espacios verdes.

Por lo tanto, las palmeras seguirán siendo la imagen emblemática de estas playas. Solo que se incrementarán la cantidad de árboles de sombra para que el tránsito por sus calles sea más agradable.

El plan también obliga a que al menos el 50 % de los árboles de sombra plantados en sustitución de las palmeras sean de especies nativas tolerantes a la sal marina. Como el Sea Grape (Kino americano o Uvero de playa). El Green Buttonwood (Mangle), o árboles en flor como la Royal Ponciana (Framboyán) o el Lignum Vitae (Guayacán).

Imagen: Paisaje de palmeras al atardecer de Miami.

Beneficios medioambientales

Algunos de los beneficios ecológicos que aportará este plan, entre otros son, la reducción del calor, la mejora de la calidad del aire, la absorción de agua de lluvia. También proporcionan un hogar para las especies autóctonas de la zona.

Y el más grato a los aficionados a caminar o moverse en bicicleta por la ciudad: proporcionar protección contra el sol inclemente de Miami Beach en sus meses más calurosos.

Si te ha gustado este artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.