NUNCA FUIMOS INDIVIDUOS

Hace unos días andaba dando vueltas por la red, me di cuenta que había un meme muy gracioso. Sin embargo, cuando me dirigí a mostrárselo a una persona que estaba cerca de mí, ¡esta no se rió!

¿Cómo por qué?

Fue muy sencillo, no comprendía la imagen, y me parece el pretexto perfecto para que compartamos de manera sencilla y sin tanto parloteo de qué trata.

Imagen de dominio público.

Pues somos individuos si hablamos desde una perspectiva jurídica y social, pero si hablamos desde la parte biológica somos un montón de bichitos.

Estos bichitos conforman algo más grande, es como si fuéramos el hombre de arena como en la película de “Spiderman“, pero en vez de ser arena son microbios.

Autora: Karla Medina.

Y aunque no lo parezca nos volvemos igual de poderosos que este personaje de ficción, pues estos bichitos tienen funciones muy importantes y específicas. 

En definiciones es mejor que no nos metamos. Pero si te preguntan su nombre es “microbiota”, y de manera práctica les llamaremos bichos y microbios. Cada órgano de nuestro cuerpo está compuesto por una microbiota, tenemos en la piel, en los pulmones, en la boca, pero la más estudiada es la intestinal. 

Y pues mucho basta de tanto rollo, así que empecemos a profundizar.

Autora: Karla Medina.

La microbiota

La microbiota, que como ya quedamos, son un montón de bichitos en un órgano encargado de desempeñar funciones vitales. Funciona como una sociedad organizada dentro de nosotros y de una manera tan exacta que mientras tu estás leyendo esto:

  1. La piel que está cerca del dispositivo con el que lees ya está luchando para que los microbios que enferman “no se pasen de la raya” y no te causen alguna infección.
  2. Los bichos de tus ojos están generando una capa protectora para que la luz de la pantalla no te lastime y no te deslumbres al dirigir tu cabeza a algún otro lado.
  3. La microbiota de tu intestino envía energía a tu cerebro para que comprendas cada una de las palabras escritas en este texto.
  4. Y al mismo tiempo regula la cantidad de sangre que viaja por tu cuerpo para que recibas el oxígeno suficiente y no tengas la necesidad de pensar en tu respiración para que no te distraigas.
  5. Los bichos de la boca están esperando el momento adecuado para ayudarte a tragar saliva y evitar que el café que tomaste no dañe tus dientes.

Y sí, todo eso si lo regulan los órganos pero gracias a la función de estos bichitos
buena onda que tenemos en nuestro cuerpo.

Imagen de dominio público.

No les voy a mentir es un tema muy complicado porque al ser una sociedad hay muchos bichitos y es difícil explicar la función de cada uno de ellos en tres o cinco minutos.

Así por el momento tengamos presente la idea de que somos el universo de seres pequeños que necesitan un montón de atención, porque es un compromiso que tenemos con nosotros mismos por el solo hecho de existir y debemos de tomar los cuidados pertinentes.

Autora: Karla Medina.
Autora: Karla Medina.

Esos cambios tan insignificantes de los cuales estamos hartos de escuchar son los que nos pueden ayudar a lograr hacer buenos hábitos que es lo que nos importa. Siempre nos dicen que comamos frutas y verduras, que tomemos agua, pero, ¿para qué si tomando refresco me siento igual de bien?

Acompañanos en este viaje para poder comprender un poco más el mundo que llevas dentro.

Si te ha gustado este artículo sobre la microbiota:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Referencias:

  1. Dong, Li-Na, et al. “Role of Intestinal Microbiota and Metabolites in Inflammatory Bowel Disease.” Chinese Medical Journal, vol. 132, no. 13, July 2019, pp. 1610–1614, 10.1097/cm9.0000000000000290. Accessed 19 Nov. 2020.
  2. Tang, W.H. Wilson, et al. “Intestinal Microbiota in Cardiovascular Health and Disease.” Journal of the American College of Cardiology, vol. 73, no. 16, Apr. 2019, pp. 2089–2105, www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0735109719339622, 10.1016/j.jacc.2019.03.024.
  3. Le Roy, Tiphaine, et al. “The Intestinal Microbiota Regulates Host Cholesterol Homeostasis.” BMC Biology, vol. 17, no. 1, 27 Nov. 2019, 10.1186/s12915-019-0715-8. Accessed 16 Aug. 2020.

Imágenes creadas por la autora, primera y cuarta imagen corresponde al dominio público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *