EL NUEVO TELESCOPIO JAMES WEBB: SUS OBJETIVOS

El telescopio espacial James Webb es un observatorio espacial desarrollado en colaboración entre 17 paises, la Agencia Espacial Europea, la NASA y la Agencia Espacial Canadiense. Este aparato reemplazará a los telescopios Hubble y Spitzer y ofrecerá una resolución y sensibilidad sin precedentes.

Imagen del telescopio James Webb desplegado en una nave industrial.
Imagen: Telescopio James Webb / Fuente: ESA

El pasado 26 de diciembre de 2021 se lanzó con éxito al espacio. Sin embargo, aún tardaremos un tiempo en saber si esta misión es un rotundo éxito o un fracaso. Esto se debe a que el telescopio debe viajar unos 1,5 millones de kilómetros hasta una ubicación gravitacionalmente estable. Este viaje le llevará un totall de 29 días, y durante el mismo se sucederán tareas de desensamblamiento y preparación.

El desensamblamiento del James Webb.

Dado su gran tamaño, este telescopio espacial tuvo que ser plegado varias veces para que cupiese en el cohete. Desde su lanzamiento el pasado día 26 hasta que alcance su posición definitiva, el James Webb deberá desplegarse en un total de 50 etapas. Para ello cuenta con un total de 178 mecanismos de actuación.

Una vez en su posición, comenzarán las tareas de calibrado. Para que este aparato funcione, deberán calibrarse todos sus espejos con una precisión de 150 nanómetros. Según los técnicos, este paso podría llevar hasta 6 meses. Finalmente, con los espejo en la posición adecuada, se deberán ajustar los cuatro elementos principales del telescopio.

Objetivos del James Webb.

Según la NASA, los objetivos de esta misión se resumen en 4 puntos principales:

  • Observación del Universo de hace 13.500 millones de años. La observación de esta región del cosmos permitirá ver la oscuridad del universo primitivo y la formación de las primeras estrellas y galaxias.
  • Comparar la estructura de las galaxias primitivas con las actuales. La sensibilidad infraroja de este dispositivo permitirá observar galaxias muy débiles y comparar sus formas con las de las galaxias espirales actuales.
  • Observar el nacimiento de estrellas y protoplanetas. Este telescopio permitirá ver a través de las nubes de polvo que impiden ver a los telescopios de luz visible como el Hubble.
  • Estudiar los sitemas planetarios y los orígenes de la vida. Este telescopio nos permitirá observar las atmósferas de planetas extrasolares en busca de componentes básicos para la vida.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Espacio aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *