EL ORO AZUL

El lapislázuli es un mineral muy valorado en todo el mundo. Durante más de 6 mil años, se extrajo de minas que se encuentran en Afganistán. Un lugar que en la actualidad se convirtió en un verdadero problema de interés internacional. Elevó tanto su valor que lo llamaron el oro azul.

Desde hace varios siglos se exportaba esta preciada piedra desde un lugar paradisiaco. Incluso antes de que el territorio se llamara Afganistán, se conocía por el lugar donde se encontraba el lapislázuli. Este era el único lugar en el mundo donde se podía conseguir.

mineral Lapislazuli
Mineral lapislázuli “Oro azul” / Fuente: mineralesyrocas

El lapislázuli

Se trata de una roca metamórfica, compuesta por otros minerales. La lazurita es la que le otorga el azul intenso y lo componen además la calcita y la pirita. Desde hace milenios se extrae de las minas en las montañas de Hindu Kush que se encuentran en la provincia de Badajshán.

Durante milenios se utilizó como ornamento y joyería y los egipcios también lo usaban. Sin embargo, a finales de la Edad Media, lo empezaron a emplear como pigmento los pintores renacentistas.

¿Por qué se hizo tan importante?

Así fue como aumentó su demanda. La mayoría de los cielos azules que se ven en las pinturas del Renacimiento tienen al lapislázuli como pigmento. Se utilizaba la ruta de la seda para trasladarlo desde Asia hasta los diferentes lugares de Europa.

Partían caravanas desde Afganistán hasta la Mesopotamia, China, Egipto, India, Grecia, Roma y Japón. Aunque fue durante el siglo XIII y XIV, cuando en Italia se hizo imprescindible. Los pintores molían la piedra y conseguían el azul de ultramar.

Solo con el lapislázuli conseguían ese azul intenso y brillante que todavía adorna muchas obras de arte. Además, al pigmento no lo afectaba estar expuesto al sol o al paso del tiempo, a diferencia de otros azules.

Más cotizado que el oro

Cuando se hizo muy difícil conseguirlo, su cotización llegó a superar a la del oro. Muchos pintores firmaron contratos para realizar sus cuadros y quedaron en la ruina por el precio del lapislázuli. Por esto lo llamaban oro azul asiático.

Los pintores del Renacimiento comenzaron a buscar un reemplazo a la preciada piedra. La azurita también tiene un color azul, aunque no  las propiedades del lapislázuli. Sin embargo, las minas de azurita estaban en occidente, con un coste de traslado mucho menor.

Durante el siglo XIX, con el desarrollo de la química, Francia ofreció mediante un concurso un excelente premio. Se le otorgaría al químico que crease un pigmento que reemplace al lapislázuli, con sus mismas características y propiedades. El premio se lo llevó el químico Jean Baptiste Guimet, que logró el mejor pigmento en un laboratorio.

En la actualidad el lapislázuli sigue extrayéndose en Afganistán. Aunque los problemas políticos y la corrupción, hacen difícil conseguirlo. Por motivos diferentes a los del Renacimiento, se convirtió otra vez en el “oro azul”.

Si te ha gustado este artículo sobre el oro azul:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Medio ambiente aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *