Pedro Castillo, expresidente de Perú, detenido tras su intento de Golpe de Estado

El exmandatario trató de disolver el legislativo y proclamar un Gobierno de emergencia, algo que es recogido como “Golpe de Estado” por la Constitución peruana

La policía detuvo el pasado 7 de diciembre al presidente de Perú, quien intentaba refugiarse en la embajada mexicana. Esto ocurrió apenas tres horas después de disolver el legislativo. La Constitución de la República Americana califica dicha acción como “Golpe de Estado”. Esta acción ha sido altamente criticada incluso por los militantes de su propio partido. Desde que tomó el poder en julio de 2021, Pedro Castillo se vio azotado por una perenne crisis política. La desesperación generada por dicha situación ha hecho que huya hacia adelante y cometa semejante acto. Tras la rápida acción policial, es ahora el Gobierno peruano el que mueve fichas, siendo Dina Boluarte, quien ya fuera la vicepresidenta de Castillo, la nombrada como nueva presidenta del país. Boluarte ya mostró rechazo ante la decisión de su superior y jura salvaguardar la democracia, mientras que el grueso de la población peruana exige elecciones.

Antecedentes

El 28 de julio de 2021 Pedro Castillo juró cargo como presidente del Perú. Lo hizo después de derrotar a su rival, Keiko Fujimori. Ya durante sus debates se vislumbraban los nervios que presentaría cuando presentaba el autogolpe de estado. A lo largo de su gobierno se ha sucedido la renuncia de un total de cinco de sus ministros. No solo eso, sino que se ha turnado un total de otros cinco premieres (nombre con el que se nombra al presidente del Consejo de Ministros). Ante su incapacidad de manejar bien la vida política y la amenaza, aún difusa, de una moción de censura, el expresidente de Perú realizó el golpe de estado.

El después

Solo, sin ni siquiera el apoyo de las fuerzas armadas, Castillo anunció el golpe de estado. A las pocas horas fue detenido mientras intentaba resguardarse en la embajada mexicana, gracias a la rápida intervención del cuerpo de policía. El pánico se ha palpado entre los peruanos, quienes temían un nuevo régimen similar al que Fujimori instauró allá en los años 90.

Mientras el nuevo Gobierno trata de calmar la situación, el pueblo exige cambios. Tanto seguidores del maestro rural como gente disconforme saltan a las calles en unas protestas que se acrecientan, donde se han reportado los primeros muertos. El pueblo exige nuevas elecciones, idea que está planteando ya la recién nombrada presidenta y su gabinete.

El abogado del expresidente afirmó que se encontraba “sedado”. Apunta que se debe a un vaso de agua que le ofrecieron y le hizo sentir “atontado”. Mientras su abogado defiende dicha postura, Pedro Castillo ataca a su antigua vicepresidente, tachándola de “usurpadora” y asegurar que está secuestrado, negándose a ceder su mandato. Se ha anunciado ya que continuará siete días más en detención preventiva, mientras la tensión en el país no para de crecer.

Si te ha gustado este artículo sobre el “Golpe de Estado” de Pedro Castillo:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Internacional aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *