PLANTAS PARÁSITAS: ROBADO SABE MEJOR

Algunas plantas perdieron el verde —su clorofila—, como si la luz del Sol les supiera a poco. Invaden el cuerpo de sus víctimas, creciendo junto a ellas y chupando su savia, como vampiros vegetales.  En realidad, se trata de una respuesta adaptativa para aprovecharse de los recursos de otras plantas, pero, ¿cómo lo hacen y dónde se encuentran estas curiosas plantas parásitas?

Sedientas de savia

Una planta parásita es aquella que necesita usar total o parcialmente a otra planta para nutrirse y desarrollarse. Así encontramos plantas hemiparásitas, que siguen realizando la fotosíntesis y solo se aprovechan de algunos recursos de la planta parasitada. Por otro lado, las plantas holoparásitas son incapaces de hacer la fotosíntesis —carecen de clorofila, de ahí que sean amarillentas o rojizas—, y dependen completamente de otra planta.

Todas tienen un órgano en común: el haustorio. Es similar a una raíz, pero atraviesa el tallo o la raíz de la planta hospedadora, comunicándose con sus sistemas de transporte de agua y nutrientes.

A continuación os presentaré algunas eminencias de nuestra flora, tres especies holoparásitas tan extraordinarias como hermosas.

Cuscuta campestris parasitando una herbácea del género Amaranthus. Origen: iNaturalist. Autor: Álvaro Martín Muñoz

Cuscuta campestris, lianas constrictoras

Cabellos de ángel, cordones de bruja, barba de chivo, hija o, simplemente, cuscuta, son algunos de  los nombres que recibe esta liana parásita.

Germinan muy sedientas, alargando su tallo amarillento y sin hojas en busca de una víctima. Se sienten atraídas por sustancias que emiten al ambiente las plantas herbáceas que parasitan. Cuando alcanzan el tallo de la planta hospedadora, se enredan sobre él e introducen sus haustorios para obtener nutrientes y agua.

Esta especie no es autóctona, es originaria del continente americano, pero fue introducida por el ser humano de manera accidental.

Cytinus hypocistis, una dulce ladrona

El nombre científico de esta especie, vendría a significar “flor del granado que crece bajo las jaras”. Un buen ejemplo de nomenclatura que va al grano: son plantas parásitas de las cistáceas, la familia de las jaras. 

Solo es visible en la superficie su parte reproductiva, un cúmulo de flores amarillentas o anaranjadas rodeadas de hojas modificadas de color rojizo —de ahí la parte de “flor del granado” de su nombre científico—. Bajo el suelo, invade las raíces de cistáceas, y se mantiene subterránea mientras no está en floración, la cual se da entre marzo y abril.

Cúmulo de flores amarillas junto a pequeñas hojas modificadas de color rojo, se trata de una planta parásita que crece cercana al suelo.
Cytinus hipocistis. Origen: iNaturalist. Autor: Felix Riegel.

Entre sus nombres comunes se encuentra colmenilla, melera o, con perdón, teticas de doncella. Los dos primeros denotan una característica de esta planta: su sabor dulce. Esto no solo atrae a hormigas que la polinizan —rara vez las poliniza otro tipo de insecto—, sino también a algunos seres humanos con la valentía de comprobarlo. Sin embargo, no hay peligro alguno —se considera comestible—, pero no es recomendable ir probando cosas del suelo por el campo.

Orobanche crenata, perfumada y lista para acabar con tu cosecha

Orobanche es una palabra compuesta que viene del griego “orobos”, nombre que se le daba a una leguminosa, y “áncho”, que significaría apretar o ahogar. No obstante, esta planta no estrangula como la cuscuta, su método de robo es más similar al Cytinus hypocistis o melera: es un parásito de raíz.

Su planta predilecta es el haba, de ahí que se le llame jopo del haba. Puede convertirse en una plaga importante para las leguminosas, invadiendo el cultivo. También afecta a otras familias de plantas cultivadas, como girasoles o zanahorias.

La parte que observamos de la planta es un tallo floral. Las flores nos dan una buena pista de por qué el epíteto específico “crenata”. Viene de “crenada”, es decir, lobulada, por los volantes de las flores blancas y de buen olor que luce esta planta.

Es un tallo con pelosidad del que brotan flores, como campanita, de color blanco.
Orobanche crenata. Origen: iNaturalist. Autor: joaotomas

Aunque se aprovechen del trabajo de otras, no cabe duda de que estas plantas ladronas despiertan la curiosidad de cualquiera.

Si te ha gustado este artículo sobre plantas parásitas:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *