¿QUÉ ES REALMENTE LA EFICACIA DE LAS VACUNAS?

Es cierto que el término “eficacia” puede sonarnos bastante común, sin embargo, ¿entendemos realmente lo que quiere decir?. Desde que iniciamos la pandemia del Covid-19, tanto los medios de comunicación como la gente de a pié ha contribuído a la desinformación en este tema. En este artículo te explicamos en qué consiste esta característica tan importante y haremos ciertas aclaraciones sobre la eficacia en vacunas.

Imagen de un médico manipulando una jeringuilla.
Imagen de un médico manipulando una vacuna.

¿Qué es la eficacia de un medicamento?

En farmacología, la eficacia describe la reacción máxima que puede lograr un medicamento. En el caso de las vacunas, consiste en el tanto por ciento de personas que logran una protección ante la enfermedad en cuestión. Es decir, que si una vacuna posee un 50% de eficacia, una persona tiene una posibilidad entre dos de obtener protección.

Ahora pongamos el ejemplo de las vacunas contra el Covid-19. Las vacunas de Pfizer y Astra Zeneca poseen una eficacia del 95% frente a la variante Delta del coronavirus. (Dato a fecha del 5 de julio de 2021). Por lo tanto, 19 de cada 20 personas que se vacunen recibirán una protección frente a la enfermedad.

¿En qué consiste dicha protección?

Existen dos tipos de protección diferentes proporcionadas por las vacunas, la protección directa y la indirecta.

La protección directa dota de dicha protección a la persona inoculada. A su vez, puede o no dotar a la persona de inmunidad, logrando que esta nunca desarrolle la enfermedad. Sin embargo, en el caso del covid, aún no se sabe a ciencia cierta si la vacuna es capaz de otorgar la inmunidad a la persona inoculada. Según se ha podido ver en algunos casos, una persona inoculada si es capaz de desarrollar la enfermedad. No obstante, la gravedad de los síntomas es mucho menor, llegando a reducir el número de casos graves en gran medida.

En cuanto a la protección indirecta, es similar a la conocida inmunidad de rebaño. Cuando una mayoría de individuos de un grupo adquieren la inmunidad ante una enfermedad, éstos protegen al resto de contraer dicha enfermedad. Esto se debe a que esta mayoría inmune frena la propagación del patógeno, haciendo que las personas no inmunes tengan una menor probabilidad de cogerlo. Pese a lo que muchos piensan, si una persona no vacunada contrae la enfermedad, lo hará con la misma gravedad que si esta inmunidad no existiese.

Si te ha gustado este artículo sobre la eficacia de las vacunas:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí.
  • Recuerda seguirnos en nuestra cuenta de Instagram.
  • También puedes acceder a nuestro perfil de Twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.