SER INFLUENCER, LA PROFESIÓN DEL FUTURO

En una encuesta digital realizada a 1.200 jóvenes, uno de cada tres asegura querer ser influencer

En la actualidad, existen muchas profesiones en el mercado laboral, sin embargo, solo unas pocas son las que destacan del resto. Algunas atraen más la atención por ser más atractivas y otras, por generar grandes beneficios económicos. Pero, si ambos factores se unen, obtenemos como resultado la profesión del futuro: “ser influencer“. ¿Por qué se ha puesto de moda este empleo entre los más jóvenes?

La periodista María Jesús Navarro, trabajadora del medio El Cierre Digital, explica en su artículo que recientemente se ha realizado una investigación sobre la influencia del mundo de los influencers en el futuro profesional de los jóvenes. Un informe realizado por el Centro Reina Sofía, en colaboración con Telefónica y el Banco Santander. Mediante una encuesta digital, se ha confirmado que uno de cada tres jóvenes españoles, busca trabajar como “influencer“. La periodista añadió, además, que el estudio demuestra que solo uno de cada diez jóvenes intenta dedicarse a ello de forma profesional.

Hoy día, “ya existen más de 9.000 influencers en España“. Un aspecto novedoso, es que ya se ofrece formación a nivel mundial para ejercer esta profesión. Mediante cursos y carreras, todo el mundo puede formarse como creador de contenido digital. Esta es una profesión que atrae mucho por su interactividad en las redes sociales, unida a los grandes salarios que se perciben. Unas remuneraciones que oscilan entre mas de 100.000 euros, en el caso de que tengas el perfil de Ibai Llanos o Dulceida. Unos influencers que disponen de una gran legión de seguidores en redes.

Las desventajas

Vídeo: ¿Cómo convertirse en influencer?/ Fuente: DW Español

Según el Diario De Sevilla, el mundo de los influencers no solo se reduce al ocio, sino que también genera consumo. La investigación revela que el 31% de los jóvenes declara que gasta dinero en el contenido que ofrecen los influencers, como por ejemplo: suscripciones, compra de los productos publicitados o donaciones. Uno de cada cuatro, frecuentemente comenta en los vídeos, chats o publicaciones. Pero, como toda profesión, presenta unos pros y unos contras. Entonces, ¿cuál es la cara mala de ser influencer?

El informe desvela que existe en menor medida un grupo de jóvenes que tiene bajas posiciones económicas y que disfruta del ocio digital diario. El estudio avisa también de que este grupo concreto posee un gran desconocimiento, frente al gasto en suscripciones, donaciones y contenidos de pago. Respecto a los contenidos que ofrecen los influencers, la investigación alerta de la existencia de un exceso de contenido sexualizado. Uno de cada cinco influencers confirma haber publicado contenido erótico en redes sociales con el fin de conseguir más seguidores o ingresos. Además, las mujeres tienen más miedo por su privacidad y son quienes mayoritariamente han tenido que bloquear a seguidores por acosarlas.

Según la web Psicología Autoayuda, la peor parte de ser influencer deriva en que la persona puede llegar a olvidar su lado humano, al querer proyectar una imagen artificial en el mundo virtual. En la mayoría de los casos, los seguidores idealizan la vida de los influencers, ya que ellos mismos se encargan de mostrar imágenes positivas y perfectas de la vida, como una especie de utopía. Ahora bien, ¿es lícito que se creen complejos sociales mediante una visión artificial de la vida que los influencers venden para lucrarse?

Si te ha gustado este artículo sobre influencers

  • Puedes acceder a más de la categoría de Sociedad aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *