Tatiana Molina: “En retos importantes confían más en la figura masculina”

Tatiana Molina es la actual directora deportiva del Club de Fútbol Internacional de Granada. Además, es la segunda entrenadora de la Selección Española femenina sub-19 y sub-23. Comenzó su andadura como entrenadora con tan solo 18 años y actualmente cuenta con el máximo curso de entrenadora que existe, el UEFA PRO.

¿Cuál cree que ha sido la clave para estar en grandes equipos como el Granada CF, el Internacional de Granada e incluso ser llamada por la Selección Española sub-19?

La clave es trabajar mucho, además de prepararse y formarse constantemente. Yo siempre digo que los sueños no se cumplen, los sueños se esfuerzan, se madrugan y se trabajan, y más en un mundo donde el papel de la mujer está relegado a un segundo plano. Esto es así porque culturalmente el fútbol ha pertenecido exclusivamente a los hombres. Es un mundo donde cuesta mucho ganarse un puesto y desgraciadamente tienes que trabajar el doble o el triple que ellos.

Al final tienes que estar muy formada y tener todos los cursos de entrenadora que existen. Por ejemplo, mi tesis doctoral también es sobre el fútbol. No paro constantemente de reciclarme, de ir a congresos y de participar tanto de oyente como de ponente. Al final esto es lo que hace que te puedan llegar oportunidades importantes.

En los inicios de su carrera, ¿le costó hacerse un hueco profesional en el que antes era un “mundo de hombres”?

Sí, la verdad es que cuesta trabajo. Muchas veces en los clubes, teniendo una formación relevante, hombres con menos formación, experiencia y bagaje como jugadores y entrenadores, te adelantan por la izquierda o se les ofrece retos deportivos de mayor envergadura de lo que te ofrecen a ti por el simple hecho de ser mujer.

Es verdad que reconocen tu valía y te dicen: «’joer’, qué maquina».

En la provincia de Granada siempre me he sentido muy reconocida por colegas de profesión y por directores deportivos. Siempre he recibido muchos halagos, también creo que porque me lo he ganado, pero al final, ves como en retos importante confían más en la figura masculina que en la femenina.

Teniendo en cuenta su larga carrera profesional, ¿ha vivido episodios machistas?

Episodios machistas directos de vejaciones, insultos y demás, no. Por parte de la grada sí, pero al final eso da igual que seas mujer u hombre porque los aficionados no tienen en cuenta eso, sino molestar al que está desempeñando su trabajo lo mejor que puede.

Por parte de clubes directamente no, pero indirectamente sientes que con mayor formación y experiencia que algunos hombres, a ellos se les da papeles más importantes.  Eso indirectamente también es machismo.

En una entrevista que realizaste en ‘El Córner del Sur’ dijiste que el aspecto psicológico era muy importante, ¿hasta qué punto la confianza personal de la jugadora puede afectarle en el terreno de juego? ¿en cuál de los dos equipos ha notado más confianza?

Absolutamente en todo. Al final la confianza y la capacidad de resiliencia y de adaptarse a cualquier situación es fundamental en cualquier futbolista en general.

Yo siempre pongo el ejemplo de Usain Bolt. Comentaba que él entrena 4 años para correr 9 segundos y hay gente que entrena 2 meses y si las cosas no le van bien, ya lo deja. Muchas veces el fracaso nos lo buscamos nosotros mismos.

El deporte es tener esa capacidad mental para enfrentarse a situaciones, para que aunque las cosas no salgan bien, salir adelante. Por tanto, la confianza lo es todo.

Siempre digo que los jugadores y las jugadoras son personas, no robots.  Tienen una vertiente emocional que los entrenadores desde nuestra parcela también tenemos que trabajar.

La confianza depende más de la persona que del género. He tenido a hombres y mujeres que se desmoronan a la primera de cambio porque no les salen las cosas, y he visto a mujeres y hombres que tienen la capacidad de sacar lo mejor de ellos ante las adversidades y venirse arriba. No creo que vaya con el sexo, sino con la persona en sí.

¿Qué consejo le daría a una niña que quiere jugar a fútbol y no tiene el apoyo de su familia o amigos?

El consejo se lo daría a su familia y a sus amigos, no a la niña. Verdaderamente serían ellos los que tendrían el problema.

A la niña le diría que todo el mundo nos merecemos el derecho y la oportunidad de hacer el deporte que nos gusta, que el deporte es sano, sea el que sea. Lo que tenemos que intentar los clubes es dar esa oportunidad para que cualquier niña independientemente de su experiencia, nivel o edad, pueda hacer el deporte que le gusta.

En el club donde estoy ahora, cuya metodología he implantado yo misma, desde el primer día lo tuve claro. Necesitábamos justo eso, que hubiera clubes que permitieran jugar al fútbol por el simple hecho de que te gusta, sin más. A menudo, recibimos llamadas en las que nos preguntan que cómo pueden sus hijas hacer las pruebas para jugar en el club Internacional de Granada. Mi respuesta siempre es la misma: “Tu hija puede formar parte del Internacional de Granada sin hacer ninguna prueba. Le ofrezco que venga y que sea ella la que decida si este club es lo que busca o no. Aquí calidad tiene todo el mundo”.

En nuestro club hay desde niñas de 6 años hasta personas de 50. Hay gente adulta que nos dice que toda la vida les ha gustado jugar al fútbol pero sus padres se oponían o la sociedad no lo veía adecuado del todo.

Nosotros tenemos cabida para toda mujer que quiera jugar al fútbol independientemente de su nivel, su calidad y su edad.

¿Cuál cree que es la mayor diferencia entre un equipo masculino y femenino?

La principal diferencia entre fútbol masculino y fútbol femenino es el salario. Y fuera de esta diferencia, no podemos negar que existen muchas.

Hace poco coincidí en un congreso con entrenadores y entrenadoras que ejercen en primera división masculina y femenina. Luego tomando algo, hablamos de forma distendida sobre este tema. La conclusión que sacamos es que no tenemos que intentar igualar el fútbol femenino al masculino, o sea, son diferentes.

El fútbol sala o el fútbol playa no intentan parecerse al fútbol. Entonces, los equipos femeninos y masculinos tienen algunas cosas en común como los elementos propios del campo con sus dimensiones, sus dos porterías… pero efectivamente, la forma física es la primera diferencia y el juego es diferente. No es ni mejor, ni peor.

Las últimas investigaciones dicen que en fútbol masculino se dispara a portería desde zonas más alejadas que el femenino. Evidentemente, eso es así porque la fuerza física les permite lanzar. ¿Qué sea mejor o peor? No, es diferente y no tenemos que intentar cambiarlo.

En los pequeños pueblos de la localidad de Granada es difícil sacar adelante un equipo femenino ¿qué mensaje mandaría para animar a todas esas chicas para que el fútbol femenino siga creciendo y podamos seguir descubriendo nuevos talentos?

Fundamentalmente, siempre lo digo cuando hemos tenido alguna reunión federativa con clubes de diferentes localidades de Granada. Tenemos que dar oportunidades. A mí me llegan muchas niñas relegadas que estaban en un equipo masculino y no le hacían sentir bien o se sentían frustradas porque no les daban oportunidades. También venía gente de otros clubes que dejaban el fútbol por estar desmotivadas. Por ello tenemos que dar calidad al fútbol femenino. Todas las chicas que quieran jugar al fútbol tienen que tener esa oportunidad, ya sea con chicos o con chicas y también que puedan estar en un nivel en el que ellas puedan crecer deportivamente.

Luego, por supuesto, por parte de la federación deben tomar iniciativas para dar facilidad a que cualquier pueblo, localidad o barrio pueda sacar el fútbol femenino adelante. Al final esa es la clave, que todos arrimemos el hombro y que hagamos que cualquier chica pueda jugar al fútbol si es lo que realmente le gusta.

¿Qué papel cree que tienen los medios de comunicación en este ámbito?

Yo creo que esto es como un círculo que se relaciona todo con todo. Los medios de comunicación hacen dar esa visibilidad, esta visibilidad hace que el fútbol femenino tenga más medios y herramientas para poder desarrollarse. Si le dan todo esto, de alguna manera lo están profesionalizando. Esta profesionalización hace que exista una mejora y esa mejora hace que el fútbol tenga más espectadores. Al mismo tiempo esos medios de comunicación ven remunerada esa repercusión inmediata a través de publicidades, espectadores, entradas…

Los medios de comunicación son un valor importante, un pilar que tiene que sostener todo esto, además de las propias jugadoras, las instituciones públicas, la sociedad y la cultura en general. Al final son cuatro pilares básicos que tienen que crecer paralelamente e ir de la mano porque si falla una de las cuatro patas se desmorona el proyecto entero.

Todos nos necesitamos a todos. Los medios de comunicación tienen mucho peso y tienen que crecer paralelamente todos los estamentos para que realmente coja el despliegue que todos queremos.

Si te ha gustado este artículo:

  1. Puedes acceder a más de la categoría Nacional aquí.
  2. Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  3. También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

2 comentarios sobre «Tatiana Molina: “En retos importantes confían más en la figura masculina”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *