TRATAMIENTO HORMONAL NOVEDOSO PARA LA OBESIDAD

La Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense lo aprobó en base a su posibilidad revolucionaria

En esta imagen se muestra una famosa estatua de una mujer desnuda obesa. Situada en el lago Constance. Es observable una precioso paisaje de combinados colores azulados grises y verdosos. Los dos árboles deshojados por el invierno, cumplen con la función de marcos laterales que guardan lo relevante de la imagen. En contraste con un precioso fondo natural de cielo mañanero, casi despejado, un vasto lago de agua pura con unos bancos que lo observan y un horizonte montañoso y boscoso difuminado, se ubica, en un plano más cercano, la susodicha estatua que representa el tema de este artículo.
Foto del lago Constance con la famosa estatua de una mujer obesa para representar la enfermedad. Fuente: Pixabay.

La obesidad, calificada por la ONU como “la pandemia del siglo XXI”, podría haberse encontrado contra un nuevo tratamiento hormonal para evitar su propagación; basado en la regulación cerebral de la hormona del apetito.

La semaglutida, una versión sintética de la hormona intestinal péptido-1 similar al glucagón (GLP-1); la cual aumenta la producción de insulina y ajusta la configuración metabólica. Este es el factor determinante para controlar la sensación del hambre, y no suprimirla.

Esta enfermedad crónica ha sido definida por la OMS como “la acumulación anormal o excesiva de grasa perjudicial para la salud”. Por lo tanto, sí, la obesidad es una enfermedad. No se trata de un problema estético o canon de belleza. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el 42% de los estadounidenses padece de obesidad y riesgo por enfermedades cardiovasculares y diabetes.

De acuerdo a lo afirmado por la revista científica Discover, en 2017 la empresa Novo Nordisk ya utilizó el medicamento para tratar la diabetes 2. La corporación danesa aportó datos sobre ensayos clínicos que constataban una pérdida del 15% de peso corporal; conjunto a una dieta baja en calorías y ejercicio.

La inoculación de una dosis mayor de semaglutida ha demostrado ser una razón relevante en la pérdida de grasa de los 2.000 sujetos probados. Llegándose a comprobar que supera hasta en un doble y triple las tasas de los medicamentos para bajar de peso existentes.

Efectos secundarios

Los leves y transitorios efectos secundarios del tratamiento hormonal contra la obesidad, mayormente gastrointestinales, sorprendieron a los expertos encargados del estudio; principalmente por las posibles consecuencias constatadas hasta la fecha en otros medicamentos relacionados.

El insomnio o eventos cardíacos en estimulantes, problemas intestinales en los fármacos de absorción de grasa o la fatiga y mareos en neurotransmisores son algunos ejemplos de efectos lacerantes.

“No hay nada más devastador que tener que decirle a un paciente que no tengo nada más para ti… Esta es una forma enorme e inexplorada de mejorar la salud de nuestro país y del mundo”.

Profesora asociada de endocrinología y metabolismo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, Jennifer L. Kirby.

Esta novedosa inyección hormonal, comercializada como Wegoby, podría suponer el comienzo de una nueva era en la lucha contra la obesidad. La aparente seguridad que transmiten las cifras parece no ser la única afirmación positiva, puesto que el medicamento presenta una capacidad a largo plazo para mantener un peso estándar en los sujetos.

En esta imagen de la misma índole decorativa, aunque con sugerencia intrínseca sobre el tema en cuestión, se observa una señal de prohibición; característica por su borde circular de un rojo vivo, igual a la diagonal que pasa por encima del dibujo contenido, trazados con grandes líneas negras.
En el interior de la señal se aprecia la representación gráfica de dos conos: uno de helado y otro de patatas fritas.
Foto decorativa sobre la prohibición del consumo de comida basura para prevenir la obesidad. Fuente: Pixabay

Comercialización del tratamiento hormonal

No todo iba a ser de color rosa; la otra cara de la moneda de este posible fármaco revolucionario es su costo, para nada alentador. En 1.200 dólares tasó la empresa propietaria al suero Wegovy; lo cual dista mucho de estar al alcance generalizado del bolsillo del consumidor.

Sí lo contraponemos a los 147 mil millones de dólares gastados en lo relacionado con la medicina contra la obesidad; es obvio que, en proporción, no sale tan caro. Para desgracia del consumidor promedio estadounidense, el fármaco no estará cubierto por el sistema de seguridad social Medicare ni aseguradoras privadas; de la misma manera que sucede con otras recetas para bajar de peso.

El mejor remedio

Los datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística confirman como en España, el 17% de la población, padece de obesidad crónica; colocándose como la segunda causa por muerte más habitual, solo por detrás del tabaquismo. En nuestro país el 52,7% de la población igual o mayor de 18 años está por encima del peso considerado, y el 16,9% se puede considerar obeso.

“La mejor medicina es la preventiva. Se deberían inculcar en la población, fundamental en edad escolar, hábitos de alimentación saludables. Dieta rica en fibra, hidratos de carbono como las hortalizas, frutas, legumbres, arroz, pasta y reducción de alimentos procesados y azucarados. Importante también fomentar el ejercicio físico diario y evitar el sedentarismo”.

Jefe de Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo y Coordinador de la Unidad de Cirugía de la Obesidad del Hospital La Luz, Carlos Durán.

Si ocurre el caso en que el tratamiento preventivo y la labor del especialista endocrino han fracasado, solo entonces es cuando podría plantearse la intervención quirúrgica.

“Siendo cierto que debemos rechazar el canon de hombre o mujer perfectos basado en bajo peso, cuerpo musculado etc., y aceptarnos tal como somos, no debemos incurrir en normalizar la obesidad como un estado saludable”.

Jefe de Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo y Coordinador de la Unidad de Cirugía de la Obesidad del Hospital La Luz, Carlos Durán.

Si te ha gustado este artículo sobre el tratamiento hormonal para la obesidad:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Avances en Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.