Un avión aterriza de emergencia en El Prat y 28 migrantes aprovechan para escapar

Una mujer embarazada fingió el parto y obligó al avión a tomar tierra de manera urgente

Un avión de Casablanca (Marruecos) con dirección a Estambul aterrizó de emergencia en el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat, en la madrugada de este miércoles. Una mujer embarazada fingió estar de parto y pidió que la aeronave se detuviera en ese mismo momento. El avión comercial de la línea Pegasus, llevaba a bordo 228 pasajeros. De entre todos, 28 migrantes aprovecharon la ocasión para escaparse y entrar así, de manera ilegal, en territorio español.

Un falso parto.

La mujer que fingió el parto, con una gestación de 5 meses, fue derivada al hospital de Sant Joan de Barcelona. Allí los médicos la atendieron y comprobaron que no había roto aguas y que por tanto no estaba de parto. De este modo, tras recibir el alta fue detenida por un delito de desorden público.

En la imagen podemos ver el cielo azulado. Según el color del cielo deducimos que está amaneciendo. Vemos un avión despegando, aunque por el momento del día no se parecían bien los colores del avión todo se ve en negro.
Avión despegando del aeropuerto Barcelona-El Prat.
Fuente: EUROPA PRESS.

Varios detenidos.

Tras dar la voz de alarma, acudieron al lugar de los hechos, dos patrullas de la Guardia Civil, una ambulancia, para atender la emergencia médica, y una patrulla de la Policía Nacional; seis agentes en total. Las autoridades lograron interceptar a 14 de los migrantes y cinco de ellos volvieron a embarcar en el avión por petición propia. Además ninguno de los pasajeros puso impedimento. A los otros ocho migrantes se les ha tramitado el correcto proceso de admisión para regresarlos a Marruecos. Porque han comprobado que no poseen la documentación necesaria para permanecer en España.

Sin embargo, los 14 migrantes restantes lograron huir de las fuerzas de seguridad. La policía sigue en su búsqueda. Además ese mismo día a las cinco y media de la mañana, un conductor vio a un grupo de personas en la autopista C-31 intentando detener vehículos de la vía rápida. La Guardia Civil encontró a uno de los pertenecientes al grupo en un aparcamiento de larga estancia y lo detuvo.

Un aterrizaje de emergencia similar en Palma de Mallorca.

En noviembre del año pasado ocurrió algo parecido en Palma de Mallorca. Un pasajero fingió un coma diabético y pidió el aterrizaje urgente del avión. Como consecuencia de lo sucedido, se vieron obligados a activar el protocolo de seguridad. Aún así, un grupo de viajeros aprovechó la ocasión y escapó por las pistas del aeropuerto de la Palma. La mayoría de ellos fueron procesados por sedición

El problema de las escaleras.

La clave de ambos sucesos son las escalerillas por donde escaparon los migrantes. En la parte derecha y trasera del avión se conectó un vehículo elevador, llamado ambulift, para sacar a la mujer de allí en camilla. El problema es que en la otra parte se desplegaron esas escalerillas por las que entraba el personal sanitario. Por ahí fue por donde huyeron los 28 migrantes. El problema de todo ello es que esas escaleras no pueden retirarse hasta que no termina la intervención en el vehículo. A pesar de ello varias fuentes policiales se han quejado de la poca seguridad y critican que se mantuviera abierto ese acceso durante tanto tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *