UN OASIS TRAS EL CAMPO DE DALÍAS

Punta Entinas-Sabinar, vestigios de Naturaleza en la Almería más antropizada.

En mitad de un inmenso mar de plástico, se encuentra un recóndito paraíso. Almería, quizás la gran desconocida de mi querida Andalucía. Una provincia marcada por la industria del western hasta los años 70, y hoy señalada por la de los invernaderos.

Cuando llegamos a Almería, mucha gente queda gratamente sorprendida. Hay quienes esperan una provincia yerma y sin vida, agricultura, plásticos y poco más. La realidad es bien diferente: Cabo de Gata, el desierto de Tabernas, la Sierra de Gádor, los Filabres… Y hoy Punta Entinas-Sabinar. Una provincia con voz propia, y sin duda, con muchas historias que contar.

Bajo la atenta mirada de Sierra Nevada se expone uno de los casos de mayor impacto sobre el medio natural en Andalucía y España. La imagen muestra un primer plano de los humedales que forman el Paraje Natural de Punta Entinas-Sabinar. Tras las cañas y la vegetación halófila acecha el gran problema, una actividad agraria bajo plásticos implacable. Todo se desarrolla bajo la incesante mirada de las primeras nieves en las cumbres de la Sierra Nevada almeriense.
Bajo la mirada de Sierra Nevada. Fuente: Juan Antonio Gómez Bravo.

¿Qué es Punta Entinas-Sabinar?

Es una pequeña franja que separa dos mares bien diferenciados. Un entorno que se interpone entre ese llamativo mar de plásticos y el histórico “Mare Nostrum”. Hablamos de uno de los puntos de más interés de la provincia, con permiso siempre de Cabo de Gata y las serranías.

El Paraje Natural y Reserva Punta Entinas-Sabinar es uno de los sistemas dunares mejor conservados del Mediterráneo. Además, acompañado de las Salinas de Cerrillo, crean un entorno único donde conectar con la Naturaleza.

Paseamos por un sendero de arena, rodeados de humedales y vegetación adaptada a altas temperaturas y salinidad. Echamos un vistazo a nuestros lados, buscando las salinas. Nos asaltan aves llamativas y mágicas como los flamencos, la malvasía cabeciblanca o la focha moruna. Todas a escasos metros de la civilización.

Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona Especial de Conservación (ZEC), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Sitio Ramsar, Reserva y Paraje Natural. Figuras que confirman lo que ya circulaba por nuestras cabezas: se trata de un lugar especial.

Laguna en el parque natural, de fondo uno de los problemas del entorno, la fuerte urbanización.
De fondo Roquetas de Mar. Fuente: Ignacio Antonio Fernández Martín.

Entonces, ¿qué problema hay?

Disfrutamos de un paseo por un lugar soñado, rodeados de naturaleza, con playas vírgenes, humedales, dunas, aves propias del mismísimo Edén… Pero nada más lejos de la realidad. Sin duda es un paraje singular, pero se enfrenta a un implacable enemigo: el ser humano.

Para entrar un poco en materia, vamos a hacer uso de una de las herramientas más útiles para un ambientólogo como yo, las ortofotografías. Gracias a ellas vamos a adentrarnos en la historia de Punta Entinas-Sabinar.

Ortofotografía de 1956-57. Se ve un entorno poco antropizado y con la agricultura tradicional como principal actividad económica.
Ortofotografía del año 1956/57. Fuente: Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Esta imagen corresponde al conocido como “vuelo americano”. Son las primeras ortofotografías tomadas en España y Andalucía, entre los años 1956 y 1957. En ella podemos ver un entorno natural, donde predomina el sector agrario, con poco impacto sobre el medio. La agricultura, extensiva, es compatible con la naturaleza y se encuentra en armonía con ella. Observamos un sistema dunar bien desarrollado, que permite conectar los ecosistemas agrícolas del interior con el litoral almeriense.

Podemos apreciar que no existen núcleos urbanos de importancia. Apenas se distinguen edificaciones, más allá de alguna casa de apero de la agricultura en la zona. No existen, por tanto, grandes presiones que afecten al hoy Paraje Natural.

Ortofotografía de 2013, una imagen completamente diferente a la anterior, un mar de invernaderos ahorca al paraje natural.
Ortofotografía del año 2013. Fuente: Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Han pasado más de 50 años. Tal vez, si mostramos las imágenes por separado hay quien puede pensar que no son el mismo lugar. Ante nosotros tenemos el resultado de una ferviente industria intensiva, que comienza su actividad pocos años después de la primera fotografía. Con el comienzo de la década de los 60, la vida en el entorno dio un vuelco. Las extensivas tierras de cultivo se vieron reemplazadas por un sin fin de lonas de plástico que perduran hasta nuestros días.

Vemos ahora bien diferenciados los límites del Paraje y Reserva Natural, encasillada entre “mares” al norte y al sur. Al este limita con el municipio de Roquetas de Mar, y al oeste con Almerimar, en El Ejido. Ambas zonas son entornos fuertemente urbanizados y donde se concentra alta densidad de población en verano.

El aumento de las zonas residenciales y turísticas, junto al inexorable hacer de la agricultura bajo plásticos, han generado una situación de alto riesgo para el entorno. Punta Entinas-Sabinar se encuentra ante un jaque que debemos ayudarle a esquivar.

¿Cómo hacemos frente a estos problemas?

Dicen, que el primer paso para solucionar un problema es reconocerlo. Estamos acostumbrados a escuchar esta frase en anuncios motivacionales, cursos de coaching, autoayuda, etc. Pero resulta muy fácil de aplicar en este contexto.

Debemos enfocarnos en conocer los problemas para así poder hacerles frente: ¿qué problemas hemos identificado? ¿Quién es el agente causante? En este artículo hemos mencionado varios agentes, así como alguno de los problemas generados. De manera clara, podemos diferenciar los problemas en aquellos derivados de la agricultura y los de la urbanización masiva.

Problemas agrícolas:

  • Uno de los problemas agrícolas más importante es la contaminación generada por ese mar de plásticos. Esta contaminación tiene dos afectados principales, el suelo y las aguas. La agricultura, en tan alta concentración, supone un aporte excesivo de nitratos, fosfatos y plaguicidas. Esto supone un problema grave, para el sustrato y las masas de agua, subterráneas y superficiales. Los nitratos no son retenidos en el suelo si no que pasan a las masas de agua, generando eutrofización.
  • Otro de los problemas más preocupantes es la extracción de agua de los acuíferos. Esto se produce de manera masiva y en muchos casos descontrolada, y asociado a este proceso tenemos un grave problema. La extracción de agua produce el descenso del nivel piezométrico, provocando intrusiones salinas, y por tanto, salinización.

Problemas asociados a la urbanización:

  • Por último, asociado a la fuerte urbanización y construcción en la zona, encontramos otras presiones. La población de la zona aumenta exponencialmente en verano, con los correspondientes impactos que esto supone. Entre ellos, la gestión de aguas residuales y recogida de basura o la ocupación del medio litoral para uso recreativo y turístico.

La realidad es que problemas que afecten a este maravilloso entorno hay muchos, lo importante es tener la voluntad de hacerles frente. Para ello, debemos ser exhaustivos y constantes en la lucha por proteger lo nuestro, el medio natural. Hay que hacer frente a una agricultura deshumanizada, buscando controles y soluciones que protejan el suelo y nuestras aguas, encontrando una agricultura respetuosa y amiga. Contra la presión urbana debemos hacer un esfuerzo especial desde la ciencia, siendo, al menos en ocasiones, divulgadores y educadores en nuestro entorno.

Punta Entinas-Sabinar es un lugar increíble, por desgracia, con muchas presiones que afectan a su equilibrio y a su buen estado ecológico. No obstante, con el esfuerzo de la sociedad, las administraciones y, por supuesto, la comunidad científica, conseguiremos preservar una de las joyas del Mediterráneo andaluz.

Puesta de sol en el paraje natural, se aprecia la laguna, de fondo los invernaderos y aves en el sobrevolando las aguas.
Atardecer en Punta Entinas-Sabinar. Fuente: Junta de Andalucía.

Si te ha gustado este artículo sobre medio ambiente:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Ciencia aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

4 comentarios sobre «UN OASIS TRAS EL CAMPO DE DALÍAS»

  1. Muy interesante , debería haber más y sobretodo divulgarlos, son temas que nos atañen a todos y conocerlos puede ser de ayuda y solución a parte de una concienciación.

    Muy bien expuesto y el uso de lenguaje cercano e inteligible hace que sea agradable de leer.
    Ojalá sirva de algo.

  2. Excelente trabajo de conciencia hacia el depredador x derecho propio. Nos hace mucha falta gente como tú. Una generación diferente que entienda y desarrolle un enfoque del ecosistema defendiendo lo que la Naturaleza ya nos muestra: Respeto. Muy buen artículo. Felicitaciones de lo más profundo de mi corazón. Una reverencia de un nacido en 1948. Gracias por compartir esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *