UN SATÉLITE STARLINK SE DESINTEGRÓ EN EL CIELO ESPAÑOL

El satélite Starlink-2200 (ID47414) sobrevoló toda la península siendo claramente visibles hasta caer en el mar cantábrico

UN SATÉLITE STARLINK SE DESINTEGRÓ EN EL CIELO ESPAÑOL
Satélite de Starlink desintegrándose. Imagen: Sputnik

El satélite se había lanzado en enero de 2021 en la misión Transporter-1. Este cayó en el mar cantábrico tras cruzar desde el norte de Marruecos que se convirtió en una bola de fuego a 100 km de altura. Sin embargo, este no fue el único que ingresó en la atmósfera, ya que tres más lo hicieron en otros puntos de la tierra.

Este entraría en nuestra atmósfera alrededor de las 11 de la noche. El peso del mismo sería de unos 260 kg y reentraba a unos 27.000 kilómetros por hora a la atmósfera. No obstante, el riesgo de que acabe dañando a cualquier ser terrestre es mínimo, pese a a que tengan una tasa de fallo de un 2,5%.

En Twitter llegaron a difundirse imágenes de este fenómeno pensando que era un meteorito. Además, muchos usuarios de la plataforma confirmaban los hechos en el fragmento de vídeo difundido por una española llamada Paula. No obstante, la realidad iba a ser totalmente distinta.

¿Por qué caen los satélites y por qué el peligro es ínfimo?

Puede parecer muy sorprendente que solo un año después de entrar en órbita un satélite entre en atmósfera por un fallo. Sin embargo, si tenemos en cuenta la frecuencia de reentradas y la cantidad de satélites en órbita es incluso algo bastante razonable.

Esto se explica en un estudio de Jonathan McDowell, astrónomo del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics. Cómo se mencionaba previamente la tasa de fallo que poseen es de un 2,5%. Este experto explica que pese a que sea tan bajo el porcentaje la cantidad de satélites en órbita hace parecer que la tasa es mucho mayor. Puesto que, ya hay más de 2000 elementos en nuestro cielo.

Madiedo explicó que estos satélites están diseñado para que al fallar o acabar su vida útil pierdan fuerza y caigan en la atmósfera.

“El rozamiento con la atmósfera llega a ser tan brusco que el material se vuelve incandescente y empieza a vaporizarse, a fragmentarse a y a descomponerse”.

Madiedo, doctor en astrofísica y química.

Cómo explicaba Madiedo la probabilidad de que dañe a algún ser terrestre es meramente ínfima, ya que gran parte se desintegra en la atmósfera, “y el resto suele llegar al suelo en forma de fragmentos pequeños”.

“Desde que empezó la carrera espacial, solamente hay un caso verificado de una persona que fue golpeada por un fragmento de satélite”.

Madiedo, doctor en astrofísica y química.

La entrada en la atmósfera al fallar “es lo deseable para evitar que se acumule más basura espacial“. Es lo que por ejemplo ocurre con los cohetes para lanzar los satélites: están programados para reentrar en la atmósfera de forma controlada.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la categoría de Espacio aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *