UNA ESTRELLA DE NEUTRONES COLISIONA CON UN AGUJERO NEGRO

Los detectores Virgo en Europa y LIGO en Estados Unidos han detectado por primera vez han logrado registrar ondas gravitacionales generadas por el llamado ‘sistema binario perdido’: una combinación de estrella de neutrones y agujero negro.

Imagen del nacimiento de un agujero negro
Agujero negro.// Foto: lanasa.net

Hasta ahora solo habíamos logrado captar ondas gravitaciones provocadas por la colisión de dos agujeros negros o dos estrellas de neutrones, pero los detectores Virgo en Europa y LIGO en Estados Unidos. Estas han logrado observar directamente pares combinados de un agujero negro y una estrella de neutrones.

La fecha en la que lo lograron captar fue en enero del pasado 2020 cuando se dio lugar a dos señales gravitatorias emitidas por sistemas de esta índole. La estrella de neutrones y el agujero negro giraban uno entorno al otro hasta convertirse en un solo objeto compacto. Estas parejas nunca habían logrado detectarse ya fuese por señales electromagnéticas o gravitatorias. Pese a que desde hace años fuesen sido predichas por por la comunidad científica.

“La comunidad astronómica ha dedicado décadas a buscar radio-púlsares orbitando alrededor de agujeros negros, pero no se ha encontrado ninguno en la Vía Láctea hasta ahora”

Astrid Lamberts, investigadora del CNRS y miembro de la colaboración Virgo en los laboratorios Artemis y Lagrange, en Niza.

GW200105 y GW 200115

Estos dos eventos han recibido los nombres de GW200105 y GW200115, debido a las fechas de sus detecciones. Estos representaban las primeras observaciones con total seguridad de una combinación de una estrella de neutrones y un agujero negro, puesto que las dos señales gravitatorias detectadas anteriormente (GW190814 y GW190426) habían sido consideradas candidatas ENAN, no poseían un nivel de confianza suficiente.

El análisis de la señal ha mostrado que el agujero negro y la estrella de neutrones que originaron GW200105 son, respectivamente, rondando la cantidad de 8,9 y 1,9 veces tan masivos como nuestro Sol. Hemos podido comprobar que la fusión de estos, fue hace alrededor de unos 900 millones de años.

“De hecho, este descubrimiento nos permite profundizar en nuestra comprensión sobre los fenómenos más extremos del Universo. Ayudándonos a entender mejor qué mecanismos podrían haberlos generado.”

La información recopilada gracias a estos sucesos. Nos ayudará a conocer la física de las fusiones de agujeros negros y estrellas de neutrones. Además, también obtenemos la oportunidad de poner a prueba las leyes fundamentales de la física en condiciones extremas.

“LIGO y Virgo continúan desvelando colisiones catastróficas, nunca antes observadas, arrojando luz sobre un paisaje cósmico genuinamente nuevo. Ahora estamos actualizando los detectores con el objetivo de mirar mucho más allá en las profundidades del cosmos. Buscando nuevas gemas, persiguiendo una comprensión más profunda del universo en el que vivimos”, comentaba  Giovanni Losurdo, portavoz de Virgo e investigador del INFN.

Si te ha gustado este artículo:

  • Puedes acceder a más de la misma categoría aquí
  • ¡También puedes visitar nuestra página de Instagram!
  • Recuerda que puedes acceder a nuestra página de Twitter, donde te mantendremos al día de todas nuestras publicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.