VUELVE LA TEMIDA TALLA CERO

La moda de los 2000 está de moda, y con ella, los expertos temen que los cuerpos de los 2000 vuelvan con ella. Los últimos desfiles dejan ver un crecimiento en el número de modelos delgadas. Tras una década de relativo progreso en cuanto a la imagen corporal, ¿Podríamos volver a la talla cero?

La modelo Bella Hadid mostrando su vientre plano en un crop top.
Bella Hadid, una de las modelos que ha puesto de moda el estilo de los 2000 Gotceleb

Hace 15 años, la talla 0 (XXS en Europa y 26 en España) llenaba los titulares. Las muertes de las hermanas uruguayas Luisel y Eliana Ramos, o el de la brasileña Ana Carolina Reston, eran algunos de los ejemplos de los efectos del mundo del modelaje. A esta última le dijeron en su primer casting que estaba gorda, y desde entonces comenzó su infierno. Un infierno que terminó con su muerte a los 21 años.

Todo comenzó cuando en 1990, la revista The Face, publicó una sesión de fotos que cambiaría la Historia. Hasta ese momento, las modelos de los 80 presentaban un look de Barbie, una silueta de reloj de arena, que, aun imposible de replicar, resultaba una imagen más saludable que lo que se impondría a partir de entonces.

En esa sesión se encontraba Kate Moss, una modelo británica que rompía con esos esquemas. Su cuerpo era esquelético, y su aspecto desaliñado, recordaba a los drogadictos. Así nació el Heroin Chic, un look inspirado en la estética grunge, que se caracterizaba por la piel blanca, las ojeras y, sobre todo, la delgadez.

La sociedad entró en cólera, pero no por los motivos que pensamos. El mundo se encontraba en medio de la guerra contra las drogas, y veían esta moda como una glamurización del consumo de narcóticos. Diseñadores como Galiano o Stella Mcartney, llegaron a posicionarse en contra.

Y llegaron los 2000, y con el nuevo milenio, este look recibió un cambio de imagen. Ya no se llevaba parecer drogadicto, ahora la moda era ser simplemente delgada. El apogeo de las celebrities como Paris Hilton y Nicole Ritchie, llevó consigo la puesta en valor de las microfaldas y los crop tops, que dejaban al descubierto los vientres planos y las costillas. El look seguía siendo esquelético, pero el maquillaje y el bronceador hizo que la sociedad lo aceptase y lo acogiese. Así nació la talla 0, que ha conseguido mantenerse a lo largo de las décadas.

El renacer de la talla cero

El auge de redes sociales como Tiktok han provocado un auge de la moda Y2K (moda de los 2000) entre la generación Z. Marcas como Blumarine o Miu Miu han rescatado la estética de aquellos años y en la calle es algo bastante visible.

El aumento del movimiento del body positive en la década del 2010, hizo que la industria comenzase a tener en cuenta a modelos con cuerpos no normativos. Esta corriente dio cierto aire de modernidad a un sector que no se caracteriza por su inclusión. Modelos como Ashley Graham abrieron la puerta de la industria a las mujeres de tallas grandes.

Aunque discretos, estos cambios resultaban esperanzadores. Las marcas comenzaron en los últimos años a vestir a famosas con tallas grandes, algo que hace unos años hubiera resultado imposible.

Una modelo de tallas grandes posa frente a un lago para la portada de Vogue.
La portada de Vogue de Paloma Elsesser, una modelo de tallas grandes Vogue

Para Tyler McCall, editora jefe de Fashionista.com cree que estos cambios son muy positivos, “vestir una o dos celebrities grandes en ropa de diseño es una forma de posicionarse en el discurso de la moda inclusiva”. Sin embargo, ella se mantiene escéptica, “si una marca realmente quiere realizar cambios significativos, deberían expandir las tallas que ofrecen en sus tiendas”.

Un ejemplo de esta actitud, es el caso de Moschino, que viste a Lizzo en varias ocasiones, y que sin embargo, sus tiendas no suelen tener tallas por encima de la L. Por el contrario, en 2014 la marca J Crew anunció que comenzaría la venta de la talla XXS para, según ellos, satisfacer la demanda de su público asiático. Es decir, existe en el mercado una mayor variedad de tallas pequeñas.

Lo cierto es que a pesar de todo, no estamos en 2006, y aunque todavía es raro ver a modelos con tallas superiores a la cero, cada vez hay más diversidad en las pasarelas. En 2017, Francia prohibió los desfiles con modelos de talla XXS, y en los últimos desfiles de Valentino han participado modelos de distintos tamaños.

Si te ha gustado este artículo

  • Puedes acceder a mas de la categoría de Sociedad aquí.
  • Visita nuestras redes sociales haciendo clic aquí.
  • También puedes ponerte en contacto con nosotros mediante nuestro correo de contacto: contacto@divulgacionyciencia.site

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.